Tipos de abolladuras y cómo repararlas

Por Andrea Aguilar 25 de abril de 2022 Tiempo de lectura estimado: 7 minutos

Los autos siempre están expuestos al riesgo de sufrir accidentes y daños por diferentes factores, por lo que es habitual que la carrocería sufra daños como lo son las abolladuras.

Lo mejor es que sean tratados por profesionales y de la manera correspondiente dependiendo del tipo de abolladura, ya que si no, puede resultar en un gasto más fuerte para ti. 

Los daños ocurridos en un accidente pueden ser muy variados y distintos entre sí, ya que cada auto tiene características constructivas concretas, como los materiales empleados o la forma, nivel de resistencia y espesor de las partes afectadas.

Debido a esta variabilidad, los daños se pueden clasificar según distintos aspectos generales, los cuales ayudan a definir la dificultad de reparación, el tiempo que debe tomar y los equipos y métodos necesarios para hacerlo. 

Tipos de abolladuras

Con daño directo

Estas son anomalías que aparecen en la misma zona de impacto después de sufrir un accidente. Se localizan a simple vista, pero es necesario tener en cuenta que los daños también pueden estar presentes en algún componente interno, sobre todo cuando la pieza es de termoplástico, y después del impacto, ha retomado su forma inicial.

Con daño indirecto

Estos daños se dan cuando la intensidad del golpe es mayor, pero también aparecen en zonas que están alejadas del propio impacto. La aparición de estos daños es consecuencia de la transmisión de fuerzas y energía producidas a través de la estructura del vehículo, como cuando sufres un accidente con impacto delantero, es común que haya deformaciones sobre el panel y los arcos del techo. 

Por la naturaleza del material

Los materiales usados en la fabricación de las carrocerías de los autos son muy diversos, pero los que más se utilizan son  aleaciones de hierro (aceros convencionales y aleados), aleaciones de aluminio y plásticos.

Dependiendo de estos será el coste y la dificultad de la reparación, ya que la aleación de hierro resulta ser más compleja que la de acero convencional porque tendrías que trabajar con espesores más reducidos, por ejemplo. Sin embargo, ante este tipo de casos se recomienda acudir con un especialista para poder dejar tu auto como nuevo.

Por la extensión

Otro factor que permite que los golpes se clasifiquen es la extensión de estos, que pueden dividirse en daños leves, medios y graves. 

Las leves son de 10 cm aproximadamente, y las piezas presentan pequeñas deformaciones; los daños de tamaño medio no superan el 10% de la extensión total y en piezas más pequeñas no supera más del 20%, y se pueden encontrar una o varias deformaciones de mayor tamaño. 

Finalmente, en las piezas grandes, el daño grave no supera el 10% de la extensión total, pero en piezas pequeñas sí supera el 20%, además de que hay deformaciones de gran tamaño. 

¿Cómo reparar abolladuras leves en casa?

Dependiendo del tamaño y características de la pieza en donde tu auto fue dañado es si podrás hacer la reparación tú mismo; sin embargo, si los daños son muy graves o si la abolladura se encuentra con varias deformaciones, lo mejor es que acudas con un especialista para reducir el riesgo de un mayor daño por hacer ajustes erróneos en la carrocería de tu auto. 

Revisa los daños cuidadosamente

Debes conocer bien de qué trata el problema antes de intentar reparar una abolladura por tu cuenta. Muchas de estas imperfecciones son sólo hundimientos o rayones superficiales que no requieren de equipos muy especializados para repararlos, pero sí de un extremo cuidado para no dañar más la pieza.

Una de las ventajas principales de las abolladuras leves es que son fáciles de detectar a simple vista, por lo que no necesitarás de ningún tipo de maquinaria para identificarla. También debes tener en cuenta que debes tomarte tu tiempo e intentar ser muy meticuloso, ya que de lo contrario, puede generar un problema que afecte de manera más grave tu bolsillo.

Usa calor

Usar calor es una buena manera de hacer que las piezas de metal que conforman la carrocería de tu auto se expandan y produzcan un efecto que regresará la pieza a su forma original. 

El agua caliente es un método muy efectivo, ya que elimina cualquier desperfecto superficial de tu auto sin tener que utilizar máquinas enormes o productos que suelen manchar la pintura de tu vehículo.

Utiliza la succión

Otro método muy fácil para reparar las abolladuras de la carrocería de tu auto al instante es la succión. En muchos casos, es muy común utilizar un destapador, o destapacaños, como herramienta, ya que es capaz de generar un vacío que mejora la adhesión, por lo que te dará la posibilidad de arreglar la deformación aplicando solo la fuerza necesaria. 

Es más común conseguir ventosas profesionales, las cuáles son muy fáciles de usar y están a precios que se ajustan a cualquier presupuesto, para poder reparar abolladuras leves que máquinas profesionales que hacen el mismo trabajo.

Una de las ventajas de usar la succión para reparar tu auto es que este método te da la capacidad de reparar cualquier desperfecto en minutos sin temer que la fuerza aplicada genere un daño más grande en la pieza. 

Para que sea más efectivo, puedes aplicar la succión y enjuagar el área con abundante agua caliente, ya que así el metal se ablandará y será más fácil arreglar la abolladura. La combinación de altas temperaturas y herramientas que puedan generar un vacío son una forma novedosa e ingeniosa para reparar cualquier tipo de deformación sin la necesidad de tener que recurrir a un taller especialista. 

¿Cómo reparar abolladuras graves en casa?

Muchas de las abolladuras causadas por golpes van más allá de lo estético, causando daños en otros componentes de tu auto. En estas ocasiones, lo mejor es llevar tu auto a un taller profesional, pero también hay productos utilizados por los especialistas que puedes conseguir en las tiendas. 

Si conoces un poco de mecánica y no temes de ensuciarte las manos, deberás saber que las tiendas de autopartes cuentan con productos como kits de herramientas de reparación de carrocerías, extractores de abolladuras hechos de aluminio negro, kits de barras de reparación de abolladuras sin pintura y kits de martillos para la reparación de carrocería. 

Una vez que sepas que tan grave es el problema, lo que resta es buscar la mejor herramienta para el tipo de golpe que tiene tu auto, además de que es indispensable que te tomes el tiempo necesario para poder reparar tu vehículo sin causarle más daños. 

Antes de realizar cualquier reparación por tu cuenta deberás leer el manual del auto, además de la póliza de tu Seguro de Auto, ya que ciertas modificaciones o alteraciones a los golpes causados por un accidente pueden no ser cubiertos por tu Seguro.

Tu Seguro de Auto cubre los daños en la carrocería

Para que tu auto quede como nuevo después de sufrir un accidente, lo mejor es contar con Seguro de Auto que pueda cubrir los daños materiales sin alterar tu economía. Contratar este tipo de coberturas puede ser un proceso complicado, ya que, de acuerdo con la Comisión Nacional para la Defensa y Protección de los Usuarios de Servicios Financieros, (Condusef), es necesario que compares mínimo tres opciones para poder encontrar la mejor. 

Con ayuda de Rastreator, el comparador de seguros online podrás obtener el mejor Seguro de Auto según tus necesidades y presupuesto, ya que con ayuda de un perfil básico sobre ti y tu auto, Rastreator cotiza las mejores opciones sin comisiones adicionales, de forma gratuita y completamente online.


Andrea Aguilar
Escrito por:
Revisado por Pilar García

Obtén la Cotización de tu Seguro de Auto en menos de 2 minutos

Seguro para Auto y SUV
Autos y SUV
Seguro para Pickup
Pickup
Seguro para Moto
Moto
Seguros para Plataforma de Chófer Privado
Plataforma de Chófer Privado