¿Qué hacer si te quedas sin frenos?

Por Elizabeth Prado 14 de agosto de 2019 Tiempo de lectura estimado: 7 minutos Una de las peores cosas que podrían pasarle a un conductor es perder el control del automóvil por quedarse sin frenos. Esta situación altera a cualquiera, por lo que ante el riesgo es vital que mantengas la calma, ya que si viajas acompañado, los pasajeros podrían alterarse y crear un ambiente de estrés que podría no permitirte reaccionar de manera adecuada.

 

En autopistas existen algunas rampas de frenado que te ayudarán a enfrentar el percance, pero hay otras medidas que deberás de considerar para reaccionar a tiempo. Y aunque tal vez pienses que no te va a pasar, ante cualquier escenario es mejor estar prevenido. Por lo que aquí hay algunos consejos que podrían ayudarte a enfrentar la situación:

1. Mantén la calma y enciende tus intermitentes

Lo primero que deberás de hacer es avisarle a los otros conductores que algo pasa, aunque es posible que no sepan cuál es el problema, las luces intermitentes advierten a los otros carros a tu alrededor que procedan con precaución, lo que puede evitar que suceda un percance con otro vehículo.

2. Deja de acelerar

Levanta el pie del acelerador, hacer está acción podría reducir la velocidad del auto por la fricción y gravedad. Algunos carros tienen un sistema de control de velocidad que se apaga con el freno o el embrague, pero ante la situación, verifica apagarlo de manera manual.

3. Cambia a una marcha más baja

En vehículos de transmisión manual puedes cambiar la velocidad con el embrague, lo cual reduce la aceleración del motor. Lo recomendable es ir disminuyendo la velocidad paulatinamente y no de golpe, comienza cambiando la velocidad a la marcha siguiente más baja y así hasta llegar a la primera velocidad.

Si el carro es automático, usa el selector de marchas para cambiar a segunda y luego a primera velocidad, también señalada como “L”. Pero si tienes cambios secuenciales, ve cambiando poco a poco, primero ve a la “M” (Manual), ubicada generalmente a un lado de la opción “D” (Drive) y ve haciendo los cambios con el botón de menos.

4. Desvíate a un lado de la vía principal o carretera

Si vas por autopista, podrás ver rampas de frenado a los costados de la carretera, estás se encuentran marcadas por una línea roja. Para poder aterrizar en estas rampas, debes ubicarte en el carril izquierdo, encender las intermitentes y tocar el claxon cuando veas un carro que se aproxima para notificarle que necesitas llegar a la rampa de frenado y evitar un choque.

En vialidades urbanas podría ser más fácil disminuir la velocidad, pues generalmente los conductores no van a velocidades altas como en una autopista. Aun así extrema tus precauciones y busca ubicarte en un carril donde no vayas a colapsar con un peatón, una edificación u otro coche.

5. Bombea los frenos para intentar detenerte

Cuando te encuentras dentro de la ciudad o en carreteras donde no hay rampas de frenado, los expertos recomiendan poner el carro en neutral y ejercer presión constante en los frenos. Pues cuando llegan a fallar, a menudo lo hacen parcialmente o conservan un remanente de presión en frenos. Bombéalos varias veces, rápidamente y hasta el fondo, para ayudar a disminuir la velocidad y crear fricción.

6. Freno de emergencia

Algunos especialistas recomiendan no activar el freno de mano, ya que detiene las llantas traseras de golpe y el auto podría derrapar y volcarse aparatosamente.  Sin embargo, otros opinan que puede ser una alternativa extrema.

Para poder hacer uso de esta opción es aconsejable que ya hayas probado las recomendaciones anteriores y si el carro aún no se detiene, deberás tirar del freno de emergencia de manera lenta y a conciencia, pues si lo haces bruscamente, las llantas podrían bloquearse y derrapar.

Síntomas de que algo está mal con los frenos

Una de las causas por las que llegan a fallar los frenos es por la falta de líquido en el sistema, que puede ser consecuencia de una fuga o mal mantenimiento. Ante ello y para evitar un suceso fatal es conveniente que prestes atención a las señales de tu auto y acudas de manera inmediata al taller.

  • El auto frena menos que antes. Como se ha mencionado puede ser síntoma de falta de líquido de frenos, pero también que las pastillas estén desgastadas o que los discos estén deteriorados.
  • El freno está más duro, frena poco o hay que ejercer mucha fuerza sobre el pedal. Las temperaturas altas pueden provocar el efecto “fading” que es cuando se fatiga el sistema de frenado por la pérdida de fricción.
  • El coche pierde líquido y frena mal. Esto puede ser consecuencia de la bomba de frenado, que esté en malas condiciones o que esté fallando.
  • Al frenar, el auto se va de lado. Se deberá de comprobar la presión, el desgaste y la alineación de los neumáticos, así como las pastillas de frenado que podrían estar mal asentadas o no ajustadas. También se debe verificar que no haya fuga de líquido, que la amortiguación no esté demasiado blanda y que no se haya filtrado grasa entre la pastilla y el disco.
  • El pedal se ha vuelto blando. Puede haber dos causas de este síntoma, uno de ellos es que se ha introducido aire en el circuito de frenado o que el líquido de frenos ya se está acabando.

Lo ideal es hacer el mantenimiento del todo el carro conforme a las instrucciones de fabricante, cada semestre o cada 5 mil kilómetros recorridos si se usa mucho el auto o cada 10 mil km en un uso normal. Pero si cualquiera de estas señales se presenta antes, es conveniente acudir de manera inmediata al mecánico, pues podrías prevenir que te quedes sin frenos y por consiguiente existan consecuencias fatales.

Contrata un Seguro de Auto Amplio para las fallas en los frenos

Además de ser una obligación para transitar en México, una cobertura vehicular Amplia podría apoyarte en caso de que tu carro llegue a presentar fallas mecánicas. Los seguros más completos tienen amparados los Daños Materiales a tu vehículo por colisión, rayo o explosión, incendio e incluso desastres naturales.

Por lo que si sufres un percance o se mete agua a tu auto, el seguro podría apoyarte a reparar estos desperfectos. Sin embargo, también considera que hay situaciones en las que la aseguradora podría no ampararte, algunas de estas situaciones son:

  • Agravar el riesgo de descompostura por circular fuera de caminos convencionales o transitables.
  • Si la reparación es menor que el monto de deducible.
  • Daños por actos bélicos o de terrorismo.
  • Perjuicios que sean consecuencia de la incautación del bien por la autoridad.
  • Desgaste por el uso normal del vehículo.
  • Daños ocasionados por exceso de volumen, peso y dimensiones.

No obstante, cabe aclarar que cada empresa tiene sus condiciones para reparar los daños del carro, por lo que es conveniente preguntar y leer los términos y condiciones de la cobertura contratada.

Por otro lado, también hay algunas coberturas que complementan el seguro de auto algunas coberturas que complementan el seguro de auto y que auxilian al asegurado en fallas mecánicas. Por ejemplo, Quálitas ofrece “Seguro de Averías Mecánicas” que ampara desperfectos repentinos de un componente mecánico o eléctrico, esta póliza se hace efectiva siempre y cuando la reparación sea inminente para que la unidad siga funcionando.

Por ello, para poder encontrar una póliza vial que te apoye en la reparación de tus frenos, es aconsejable que compares y analices las opciones del mercado.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx