¿Qué son los sistemas de seguridad pasiva?

La seguridad de un auto depende de sus sistemas de seguridad activa y pasiva. Los primeros son aquellos avances técnicos que están destinados a evitar accidentes, como el sistema de frenos, la iluminación de los faros o las ayudas a la conducción que mejoran la respuesta del vehículo cuando se está manejando. 

Por otra parte, el sistema de seguridad pasiva es el que reduce las consecuencias, una vez que se ha sufrido un accidente vial, como el cinturón de seguridad y las bolsas de aire. Sin embargo, estos no son los únicos. A continuación hablaremos sobre cuáles son los sistemas de seguridad más comunes, en qué consisten y un poco de hacia dónde evolucionará el sector en este ámbito.

Los sistemas de seguridad pasiva más comunes

Cinturones de seguridad

El cinturón fue uno de los primeros sistemas de seguridad pasiva que se introdujeron a los autos. El primero en equiparlo a sus modelos fue Volvo a finales de la década de los 50, con su vehículo Volvo PV544. Hoy en día, es un componente obligatorio en cualquier vehículo a motor, y es el elemento que más vidas ha salvado en carretera, reduciendo la mortalidad ante un accidente en un 45% de acuerdo con múltiples investigaciones.

Bolsas de aire

Este sistema fue patentado por Mercedes-Benz en 1971, pero fue hasta 10 años más tarde cuando se incorporó por primera vez en un Mercedes-Benz Clase S W126. Las bolsas de aire se inflan en cuestión de milisegundos después de un impacto en el vehículo a una determinada fuerza. Esto con el objetivo de disminuir la energía cinética, o de movimiento, de los ocupantes, y evitar su choque contra ciertas zonas de la cabina.

Hoy en día, existen bolsas de aire que protegen a los ocupantes del auto, tanto de adelante como de la parte trasera, protegiendo las partes corporales más importantes. Debido a esto, existen diferentes tipos de bolsas de aire como:

  • Delanteras
  • De cortinilla
  • De rodilla
  • Pélvicos
  • Torácicos

Este sistema de seguridad está en constante desarrollo, y marcas como Mercedes-Benz se encuentran trabajando en bolsas de aire que puedan reducir hasta en un 30% las cargas recibidas durante un impacto.

Reposacabezas

Estos son fundamentales para evitar los latigazos cervicales, los cuales pueden tener consecuencias fatales. Aunque no son obligatorios, son muy recomendables, ya que permiten dar un soporte a la cabeza y al cuello. La mayoría de los autos los llevan en los asientos delanteros, pero todavía hay vehículos que no cuentan con los traseros. 

Por otro lado, existen los reposacabezas fijos y los móviles. Los más recomendados son estos últimos, ya que permiten amortiguar el impacto de la cabeza contra el respaldo y, marcas como Toyota, han sido pioneras en materia de seguridad ya que se han diseñado asientos especiales que ayudan a reducir las lesiones cervicales, asegurando el apoyo completo, desde la cabeza hasta el final de la espalda.

Chasis y carrocería

Los chasis y carrocerías han evolucionado con el paso del tiempo, ofreciendo mayor seguridad a los pasajeros en caso de choque. Su objetivo es conseguir habitáculos indeformables, y chasis, tanto frontales como laterales, que sean capaces de absorber los impactos.

Vidrios del auto

Debido a la necesidad de proteger a los ocupantes del auto de elementos externos como el aire o la lluvia, fue que aparecieron las primeras patentes para utilizar cristales. Al principio, estos eran cristales normales, sin embargo, se observó que estos suponían un peligro mayor en caso de salir expulsado e impactar contra ellos, ya que se quiebran con facilidad y son susceptibles de causar cortes.

Actualmente, la directiva europea 2001/22 establece que los vidrios frontales deben ser laminados, mientras que los traseros y laterales pueden ser templados o laminados. En algunos casos también se emplean materiales plásticos para su fabricación. 

La evolución de los sistemas de seguridad pasiva

Hoy en día, los sistemas de seguridad pasiva se han adaptado a las necesidades del consumidor, además de que han surgido otros, como las sillas de bebé para el auto. Estas permiten que los menores se mantengan en su lugar y con un menor riesgo de lesiones ante un accidente vial. 

También hay nuevos sistemas de seguridad que ayudan a proteger a los peatones, ya que ahora se aborda el diseño de la carrocería para facilitar que se deforme de un modo en específico, para que la energía del impacto se absorba a través de la cabina. Así, se evitarán los impactos más fuertes en zonas como la cadera, piernas y cabeza. 

Hay otros, como el Total Human Model for Safety (Modelo Humano Total de Seguridad), el cual permite simular el comportamiento real del cuerpo humano frente a cada tipo de impacto, teniendo en cuenta diferentes perfiles del ocupante, como el sexo y la edad.

Existen unos más nuevos, llamados ECall, que contactan a emergencias de forma inmediata, reduciendo el tiempo de espera para ser auxiliado después de un accidente. Si el impacto activa las bolsas de aire, el sistema automáticamente envía a los servicios de emergencia información relevante del vehículo, como la matrícula, la marca, etc. Y por último, también existen sistemas que aíslan la bomba y el depósito de combustible del motor al momento del accidente, lo que reduce el riesgo de incendio o explosión.

Mayor protección con un Seguro de Auto

Para tener mayor seguridad ante un accidente vial, lo mejor es contratar un Seguro de Auto, ya que este protegerá la economía del usuario ante las consecuencias monetarias que ocasiona un siniestro, como los gastos médicos en caso de ser necesarios o los daños al auto asegurado, los daños a terceros o a la vía pública. 

De acuerdo con la Condusef, lo mejor es comparar mínimo tres opciones de compañías y coberturas para poder encontrar la mejor. Para ello, Rastreator es la mejor ayuda, ya que en cuestión de minutos cotiza el mejor Seguro de Auto, según las necesidades del usuario. Todo de manera rápida, completamente en línea, gratuita, sin intermediarios y sin comisiones adicionales.

Andrea Aguilar

Andrea AguilarRastreator.mx