Uso correcto de las luces en carretera

Por Elizabeth Prado › 24 de marzo de 2020 › Tiempo de lectura estimado: 6 minutos En carretera el 90% de la información que necesitamos, se recibe por medio de la visibilidad, por ello es importante conocer los códigos de manejo. Usar las luces del auto de manera correcta no solo es cuestión de alumbrarte el camino, también son señales que das a los demás conductores, sobre todo si algo va mal. Por ello,  cuando se viaja en la carretera la precaución debe ser extrema, pues las posibilidades de que pase algo inesperado pueden ser muchas.

Los accidentes en carretera pueden ser peligrosos, ya que los conductores van a velocidades por encima de los 100km/hr, y según datos de la Comisión Nacional de Seguridad de la Policía Federal, cerca del 80% de los accidentes en carretera fueron a consecuencia de maniobras imprudentes y de no respetar las señalizaciones viales. Por ello, ignorar la señalización y el uso de luces responsablemente podría ser fatal. Los especialistas coinciden que comunicarse de manera correcta por medio de las luces del auto es parte del manual del buen conducir.

Algunos de los significados de las luces podrían ser un poco diferentes de las que usamos en la ciudad, y es que a pesar de que el código de luces en carretera no está escrito, es necesario conocer las etiquetas básicas para ser un buen conductor.

Tipos de luces

Primero es importante conocer los tipos de luces, y ya sea que viajes en vías urbanas o en carreteras, las luces de tu auto son elementos vitales, por lo que deberás que tener tus faros en buenas condiciones y si uno llegará a estar fundido, lo recomendable es que lo cambies inmediatamente.

Luces de posición

Son las que indican la situación y tamaño del vehículo, se activan automáticamente cuando enciendes las luces bajas, altas o los faros de neblina. En caso de que el auto se tenga que detener, deberán estar encendidas para darte visibilidad.

Luces de bajas o cortas

Éstas se utilizan cuando cae la noche o hay poca luz solar, también son usadas en neblina, lluvia, nieve, polvo o humo. Su función es darle visibilidad a otros carros, se recomienda también usarlas de día cuando pasas por túneles o pistas reversibles.

Luces de altas o largas

Se usan en vías de poca iluminación o de noche. Te permiten ampliar el panorama de visibilidad hacia adelante, pero debes considerar que podrías deslumbrar a los conductores que van en contraflujo o que van delante. Es aconsejable, cambiar a luces cortas para no provocar un accidente.

Luces LED

Hoy en día casi todos los vehículos tienen incorporadas las luminarias LED. Lo que permite a los conductores ganar visibilidad y ahorrar en consumo además que permiten  confort y seguridad. Esta iluminación es muy parecida a la diurna y responde 150 milisegundos más rápido que una lámpara de incandescencia, lo que significa que circula a 120 kilómetros por hora. Las luces LED están pensadas para durar toda la vida del vehículo.

Luces antiniebla

Los faros anti niebla, ayudan a la conducción en situaciones de poca visibilidad por lluvia o niebla muy intensas. El mal uso de estos puede provocar que deslumbremos a otros conductores. En el caso de los vehículos que dispongan de antiniebla delanteros, es aconsejable activarlos en casos de poca visibilidad con lluvia intensa, niebla, nieve, humo o nubes de polvo, y en carreteras estrechas y con muchas curvas.

Consejos para manejo de luces del auto en carretera

Ahora que ya conoces los tipos de luces que tiene tu auto, debes saber que son un código para comunicar a los conductores tu situación. A continuación, algunos de los usos correctos de luces:

Evita mantener las luces altas para alumbrar el camino 

En carretera o en caminos federales, existen indicadores luminosos en el pavimento, pero muchas veces creemos que no son suficientes para visualizar metros más adelantes, por lo que al caer el sol, muchos conductores encienden sus luces altas para alumbrarse y hacerse más visible a los demás automovilista, esta práctica puede ser contraproducente para la visibilidad de los demás autos que vienen en contraflujo o delante de ti.

Las luces altas no solo provocan el deslumbramiento de otros automovilistas, sino que les quitas visibilidad. Por ello, es preferible que utilices las largas para visualizar el camino y uses las altas ocasionalmente en caso de ser necesario.

Cambiar de carril

Hay maneras distintas de pedir el paso a los conductores de otros carriles. Prender y apagar gradual e intermitentemente las luces, es una manera de pedirle al conductor de adelante que te ceda el paso. Un consejo importante del buen conductor es nunca presionar al carro de adelante para que se cambie en medio de una curva, además de ser poco educado, puede ser muy peligroso. Lo aconsejable es esperar a salir de la zona de curvas para pedirle que se quite.

En caso de que tengas que avisar al conductor detrás de ti que cambiarás del carril, deberás de encender tu direccional izquierda. También podrás indicarle que es seguro que te rebase.

Es importante anotar que nunca se debe rebasar por la derecha y que si viajas con niños pequeños, lo aconsejable es que vayas en el carril de en medio o de baja.

Señalización de precaución

Existen cortesías viales que podrían evitar ponerte en riesgo. Por ejemplo, al encender tu direccional derecha estás indicando al auto de atrás que no es seguro rebasarte, ya sea porque tienes un inconveniente con tu coche o con el camino.

También las intermitentes pueden mandar distintas señales de prevención. Algunas de sus funciones son indicar que hay algún problema en el camino y deberás de reducir la velocidad, que estás enfrentando problemas mecánicos o incluso para avisar que hay un accidente más adelante. Las luces intermitentes en cualquier situación significan precaución y disminución de velocidad, así que utilízalas en caso de ser necesario.

Manejo en neblina

Hay algunas carreteras que tienen tramos de neblina densa o con propensión a lluvia por la altura en la que se encuentran. Ante ello, es importante que estén en buen estado los faros de neblina y las luces tengan buena visibilidad.

Si te encuentras en tránsito por una zona de neblina, recuerda manejar con precaución y, de ser necesario, con las intermitentes, ten en mente que la densidad de niebla puede provocar que un tráiler u otro coche no te puedan ver.

Dale mantenimiento a tus faros

Finalmente, es importante que verifiques antes de salir a carretera que todas tus luces enciendan y que tengan la potencia necesaria. En caso de que tengan poca intensidad es posible que necesites cambiar el foco.

 

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx