¿Cómo negociar el valor del auto en un accidente?

Por Elizabeth Prado 5 de febrero de 2020 Tiempo de lectura estimado: 6 minutos Un seguro es un mecanismo financiero que te ayuda a enfrentar los gastos de un accidente, por lo que es aconsejable que sepas, antes que nada, lo que incluye, como las sumas aseguradas y los deducibles por Pérdida Total. Porque muchas de las reclamaciones contra aseguradoras es por el pago de la indemnización del seguro de auto, según datos revelados por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

 

De acuerdo con el  Sistema de Información Operativa (SIO) de Condusef, las principales causas de reclamación a las instituciones de seguro son:

  • Cerca de 2 mil 346 quejas interpuestas fueron por la negativa de la aseguradora al pago de indemnización.
  • 692 por la inconformidad en el monto de compensación.
  • 613 por la inconformidad en el tiempo del pago de indemnización.

Y aunque nadie está exento de sufrir un accidente, cuando te encuentras involucrado en un accidente vial y tu auto es considerado como pérdida total, debes tomar en cuenta que tienes derecho a ser compensado por la aseguradora según el tipo de cobertura que tengas contratada y las cláusulas de tu contrato.

¿Cuándo el auto es declarado Pérdida Total?

Cuando el costo de reparación del daño del auto rebasa el 75% del valor del mismo, se declara como Pérdida Total; sin embargo, también hay compañías que declaran el coche como irreparable cuando el arreglo cuesta más del 50% del precio comercial del coche. Ante ello, la aseguradora debe resarcir al afectado con el monto estipulado en la póliza, después de que se haya descontado el deducible.

Puede declararse como Pérdida total al auto en dos situaciones:

  1. Cuando sufrió un siniestro que dañó en su totalidad al auto o se perjudicaron partes esenciales para su funcionamiento.
  2. En caso de robo total y el tiempo límite (30 días) ha transcurrido sin que el vehículo se hubiera localizado.

No obstante, también hay situaciones en las que, aunque el vehículo haya quedado completamente dañado, la aseguradora no deberá indemnizar. Esto porque cada compañía tiene una sección de cláusulas de exclusión en las que se estipula que el seguro pierde validez cuando el perjuicio no está contemplado dentro de la cobertura o bien porque es a causa de actos vandálicos, actividades nucleares,  abuso de confianza, el asegurado agravo el riesgo al conducir en caminos intransitables, participar en carreras, entre otros riesgos excluidos.

Pero en caso de tener que negociar con la aseguradora el pago de la póliza porque quizá te hayas sentido insatisfecho por la resolución de tu seguro en un accidente, y requieres de indemnización toma nota de los siguientes consejos:

Revisa la cobertura que tienes contratada

Muchas veces la reclamación a las aseguradoras puede fallar en contra del asegurado porque no se leyeron las condiciones de la póliza y puede ser que el seguro no tenga contemplado el siniestro por el que se está solicitando indemnización. Así que antes que nada revisa qué cobertura tienes contratada y si viene estipulado el pago de Daños Materiales por colisión, vuelco, incendio, rayo, explosión o desastre natural, así como también lee con detenimiento las exclusiones y límites de tu seguro.

Considera que si solo contrataste el seguro limitado, te podrán indemnizar en caso de que te roben tu carro y no se encuentre en 30 días. Y si tienes contratada una cobertura de Responsabilidad Civil, toma en cuenta que nada más te ampara en daños a terceros.

Considera el valor del automóvil

Generalmente, el valor del auto se estipula en la caratula de la póliza y se pude encontrar como:

  • Comercial, que se refiere a cuánto se comercializa el carro en el mercado al momento del siniestro. Este valor se puede ver en el Libro Azul o la Guía EBC.
  • Convenido, que se estipula al momento de contratar el seguro, este valor puede ser establecido para vehículos con más de 20 años de antigüedad, pues generalmente tienen un costo bajo de comercialización en el mercado.
  • Factura, que es el monto estipulado en la factura de compra del auto al salir de agencia, este precio se respeta, por lo general, para autos último modelo con menos de dos años de nuevos.

Por lo que es conveniente que te informes cuál es el valor de tu auto en el mercado y en el seguro, si tienes estipulado el valor convenido o factura.

Solicita el evalúo de tu auto a la aseguradora

Al momento del siniestro, los expertos cualificados de la aseguradora emiten un dictamen del daño, el costo y valor total del vehículo al momento de la pérdida. Pero si quedas inconforme con este dictamen, podrías solicitar que una segunda opinión experta te ayude a evaluar el daño.

Según Condusef, se puede solicitar un dictamen certificado que judicializa el asunto, es decir, se emite una opinión más técnica en caso de inconformidad, que puede presentarse a la aseguradora para revisar el caso.

Conserva las facturas originales

Otro consejo importante es que si has añadido equipo especial a tu auto, es conveniente que tengas las facturas originales, así como el endoso de tu seguro de auto amparando estas partes, pues si no tienes contratada la cobertura de Equipo Especial, la aseguradora no podrá indemnizarte.

Si la negociación falla, presenta una queja en Condusef

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) es un organismo cuya principal misión es velar por los derechos e intereses de los clientes de aseguradoras e instituciones financieras, entre otros. Por ello, si la aseguradora se niega a indemnizarte correctamente puedes acercarte a Condusef para que te asesoren.

Una de las opciones para presentar tu reclamación es de manera presencial en las oficinas de Condusef o también por vía electrónica. La gestión ordinaria permite que la resolución sea más rápida, pues busca conciliar los intereses tanto de la institución financiera como la del usuario.

En caso de que no se resuelva,  se te asesora con un abogado para que se haga una audiencia con el apoderado legal de la compañía, y así  intentar llegar a un acuerdo entre las ambas partes.

Finalmente, si estas vías de conciliación no llegan a un acuerdo, la Condusef cuenta con los recursos de Dictamen, Defensoría y Arbitraje para resolver el asunto en los tribunales competentes.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx