¿Qué es el odómetro de un vehículo?

Por Elizabeth Prado 16 de junio de 2020 Tiempo de lectura estimado: 5 minutos También conocido como topómetro, cuenta kilómetros u odógrafo, es el aparato que se encarga de medir la distancia recorrida por el automóvil. El odómetro se usa en distintos sectores para calcular longitudes. Los usos más comunes son en la industria automotriz, en bicicletas, aparatos de gimnasio como caminadoras eléctricas, agrimensura, topografía, entre otros.

En los automóviles, la caja de velocidades es la que transmite el movimiento del mismo al velocímetro por medio de un cable flexible acoplado por la parte posterior del panel de instrumentos que se comunica con el odómetro. Por lógica, cuánto mayor sea la velocidad a la que se mueve el carro, el imán del que depende el sistema de transmisión gira más rápido y el cuenta kilómetros también.

¿Cómo funciona un odómetro?

Como se ha mencionado, el cuenta kilómetros u odómetro es un artefacto para medir las distancias recorridas. En los coches se incorpora como un contador de kilómetros totales y como complemento del velocímetro.

Básicamente, el odómetro funciona por medio de una serie de engranajes que se comunican con la rueda por medio de una serie de cables o también se comunican por medio de un chip que transmite información a la computadora central del vehículo.

El cuenta kilómetros se encarga de contabilizar la distancia recorrida para transmitirla en las unidades calibradas (kilómetros o millas) y así el conductor pueda conocer cuánto ha circulado con su automóvil. Esta información le puede servir para calcular el rendimiento de gasolina por kilómetros recorridos, vender su carro e incluso asegurar su auto.

Así, la telemetría es una tecnología que echa mano del odómetro para la medición remota de magnitudes físicas para su procesamiento. Este método recientemente ha proliferado en el sector asegurador con los llamados “seguros por kilómetro”, ya que se contabiliza la distancia recorrida, entre otras cuestiones, para fijar el precio de la cobertura vial.

Tipos de cuenta kilómetros

Existen dos clases de odómetros. Los mecánicos, más usados en vehículos de antaño, y los digitales, en los más recientes.

Odómetro mecánico

El odómetro mecánico se conforma, básicamente, por una serie de engranes con números en los bordes que encajan en la rueda o se comunican por medio de cables. Éstos engranes están calibrados para que se muevan a una velocidad conforme da vueltas la rueda y dependiendo de cuántos giros dé, se calcula la unidad en la que se haya calibrado el topómetro.

Los engranes o dientes de los odómetros mecánicos se mueven a velocidades diferentes, por ejemplo, puede tener uno que se desplace cada 10 km, otro cada 1 km y otro cada 100 metros. Esto con la finalidad que se puedan contabilizar las fracciones de la distancia recorrida, si por ejemplo se circulan 25,2 km, el odómetro lo calculará de la siguiente manera: (2 x 10km) + (5 x 1km) + (2 x 100m).

Los topómetros mecánicos tienen un contabilizador máximo de 99 999 km, que al llegar a ese kilometraje se reinicia. Anteriormente, los odómetros de este tipo se podían manipular de manera manual, lo que implicaba que se pudiera engañar a los compradores de autos seminuevos.

Sin embargo, la mayoría de los automóviles hoy en día cuentan con un odómetro digital.

Topómetro digital

El odómetro electrónico o digital funciona por medio de un software y un chip que transmiten la información de la distancia recorrida a la computadora central del vehículo.

La lectura del kilometraje se visualiza en un display digital y el valor del kilometraje total se va quedando almacenado en el módulo electrónico principal del vehículo.

¿Cómo saber si el kilometraje fue alterado?

Manipular el kilometraje de un auto sin que se noten las evidencias a simple vista es difícil; sin embargo, aquí hay  algunos indicios de cómo saber si el kilometraje fue alterado:

  • Desgaste en las llaves. Un auto con bastante kilometraje es posible que sea un vehículo usado y, en algunas ocasiones, viejo, por lo que si las llaves han sido usadas constantemente presentan desgaste y decoloración de su material. Además, al momento de introducirla, presentará una holgura significativa.
  • Interior del auto. Es importante notar el interior como las alfombras que han perdido su textura, asientos con elasticidad vencida, volante y palanca desgastados son indicativos visibles de mucho uso. En estos casos, lo que se lee en el kilometraje estará en plena contradicción contra la incoherencia de lo que tus ojos ven en las condiciones del vehículo.
  • Verifica el tablero. Cuando se ha intentado echar mano del cuentakilómetros, el tablero será un portavoz eficaz. Tornillos incorrectamente ajustados o diferentes a los de fábrica y material roto en el lugar donde se ve el kilometraje de un auto indicarán fraude.
  • Si el cuentakilómetros es digital, los talleres autorizados cuentan con equipos tecnológicos que revelan el kilometraje verdadero. Por lo que se recomienda que ante la duda se acuda a uno de estos centros especializados.
  • Leer los registros de mantenimientos efectuados. Ya que estos indican el kilometraje de entrada cada vez que se hacía un mantenimiento.
  • Sentido común. Por ejemplo, un auto con 40.000 km debería tener muchos elementos originales y en algunos casos hasta garantía activa. Si se puede visualizar que tiene nuevos elementos instalados, como otros cauchos, luces, o vidrios, tienes buenas bases para sospechar.
  • Preguntar al propietario acerca del historial de mantenimiento del vehículo. En los detalles que proporcione se podrá dilucidar si es de fiar o, por el contrario, titubea en cuanto a algunos datos.

Como dato adicional, puede ser que el auto tenga mucho kilometraje, pero eso no implica que esté en mal estado o se haya usado mucho, se puede deber a que el conductor haya hecho un viaje en carretera que aumentó el mismo. Por ello, ante cualquier duda, lo que aconsejan los expertos es acudir con un mecánico especializado y de plena confianza para que asesore mejor.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx