¿Cómo cuidar el clutch de un auto?

El clutch es uno de los elementos imprescindibles para los autos mecánicos. Mientras se desplazan, los autos tienen la necesidad de adaptarse a los cambios de velocidades ocasionados por el sistema de cambios; durante estas constantes variaciones, los engranajes del coche se mueven entre sí. Aunque este movimiento es parte de la funcionalidad de los autos, para evitar problemas mecánicos se debe desconectar el motor hacia la transmisión durante unos segundos. 

El trabajo del clutch es desconectar momentáneamente la transmisión a la par del motor con el objetivo de lograr hacer los cambios en el vehículo y las velocidades. Debido a la importancia que tiene el clutch en el manejo del automóvil, es relevante cuidarlo de manera especial, alargar su vida útil lo más posible y aprovecharlo de la mejor manera posible. 

¿Qué tipos de clutch existen?

Conocer los diferentes tipos de clutch que se pueden encontrar, es importante para saber más sobre sus funciones y tener una mejor idea de cómo cuidar de él. Los principales diferenciales entre tipos de clutch son su sistema de acción y su constitución. 

Algunos de los diferentes tipos de clutch que existen son: 

  • Clutch de muelles helicoidales: efectúan la fuerza a través de uno o varios muelles. Éstos realizan el esfuerzo necesario para mantener el disco del clutch entre el motor y el plato de presión. Su trabajo es hacer presión de manera uniforme en la superficie del plato de presión.
  • Clutch de fricción: el mecanismo de este tipo de clutch funciona a través del contacto entre dos superficies, una conectada al eje conductor y otra al conducido.
  • Clutch de diafragma: éstos cuentan con un diafragma elástico de acero que cumple la función de mover el disco y lograr el cambio de velocidades. Este sistema logra que el clutch no se vea influenciado por la fuerza centrífuga, que puede llegar a afectar los muelles.
  • Clutch de discos múltiples: éstos son usados únicamente en motocicletas o automóviles de gran potencia. Cuando el motor no es lo suficientemente grande, se usa este clutch. 
  • Clutch automático: el movimiento del clutch está ligado a un accionamiento mecánico realizado por contrapesos que funcionan a través de la fuerza centrífuga.
  • Clutch electromagnético: éstos funcionan por la acción electromagnética de una masa polar instalada en el volante de inercia, el cuál es constituido por una bobina alimentada por una corriente eléctrica. 
  • Clutch hidráulico: éstos actúan como un clutch automático entre el motor y la caja de cambios, en donde una masa líquida se encarga de la transmisión del movimiento. 

¿Qué cuidados tener con el clutch?

Para alargar la vida del clutch y asegurar que funcione de la mejor manera posible, es importante tener ciertos cuidados especiales al conducir y utilizarlo. Algunas de las recomendaciones para conservar el clutch son:

  • Al cambiar de velocidad, pisar el clutch hasta el fondo. 
  • Al frenar, hacerlo con neutral y no con la velocidad.
  • Al momento de cambiar la velocidad, sincronizar a la perfección el clutch con el acelerador.
  • No presionar el clutch más tiempo del que dura el cambio de velocidad.
  • Al lavar el auto, intentar no mojar el cárter del clutch.
  • Llevar el auto a mantenimiento de manera periódica.
  • No presionar el clutch mientras no esté en uso.
  • Al disminuir la velocidad del auto, no cambiar a una marcha menor. En lugar, usar el freno. 
  • Hacer uso del freno de mano lo más posible.

Ruidos del clutch

Muchas veces, los ruidos provenientes del clutch, pueden avisar o dar a conocer qué tipo de problema tiene. Para poder hacer esta revisión se debe de poner el freno de mano, y con el auto en neutral (sin meter ninguna velocidad), arrancar el motor. A raíz de este ejercicio, se logran diferenciar los siguientes ruidos:

  • Rozamiento al embragar: significa que el mando de transmisión no está bien ajustado o no fue instalado de la manera correcta.
  • Chirrido al mantener pisado el embrague: si el ruido asemeja un crujido, lo más probable es que la rótula de la horquilla del clutch se encuentre desgastada. Por otro lado, si suena más como una chicharra, puede que el rodamiento de empuje se esté desgastando. 
  • Ruido que aumenta al presionar lentamente el pedal: este tipo de ruido da a entender que es necesario cambiar el collarín. También se logra escuchar al estacionarse de reversa. 
  • Ruido en punto intermedio o muerto: si al momento de acelerar lentamente, este sonido disminuye, puede ser que la horquilla se esté deteriorando.

Reconocer estos tipos de ruido es de gran ayuda para saber en qué estado se encuentra el clutch, no obstante, es relevante que antes de tomar cualquier decisión, se lleve el auto a un mecánico para que pueda hacer un mejor diagnóstico del problema y, a partir de esto, tomar una decisión de cómo solucionarlo. 

Cuidar del clutch con un Seguro de Auto

Cuidar de los autos y los problemas que pueden llegar a tener, puede resultar un gasto extra difícil de cubrir, sin embargo, es importante conducir un coche bien cuidado, con el objetivo de resguardar la seguridad. 

Contar con un Seguro de Auto puede ser de gran ayuda en estos casos, pues existen algunas coberturas que protegen averías en el coche. Por esto, buscar y contratar un seguro que se acople a las necesidades del usuario es importante. 

Gracias a Rastreator, el comparador de seguros en línea, se puede encontrar de manera segura, fácil y rápida un Seguro de Auto que se adapte al tipo de protección que se busca. El comparador de seguros ayuda a buscar aseguradoras y coberturas que vayan de acuerdo a ciertas necesidades. 

De igual forma, Rastreator suele ofrecer diferentes tipos de promociones a lo largo del año y da la opción de poner al cliente en contacto directo con la aseguradora de su interés, así ofreciendo la oportunidad de ahorrar hasta un 40% en la contratación de la póliza.