Consejos para adquirir experiencia si comienzas a conducir

Por Elizabeth Prado › 4 de octubre de 2019 › Tiempo de lectura estimado: 6 minutos Aprender a conducir por primera vez puede ser emocionante para un adolescente o una persona adulta. Y es que hoy en día el auto es un medio de transporte que utilizan millones de personas. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) hay más de 47,790,950 vehículos en México, por lo que parece que la tendencia va en aumento.

 

Sin embargo, conducir por primera vez puede ser un evento que puede poner nervioso a cualquiera, pues hay muchos factores alrededor que podrían someter a una situación inesperada hasta a un conductor experimentado.

En algunas legislaciones de México, para manejar un auto no es necesario pasar por una autoescuela, solo tramitar el permiso o licencia de conducir. Pero los expertos, aconsejan que antes que nada acudas a una escuela de manejo para que te enseñen métodos de conducción defensivo, además de otros consejos que pueden ayudarte a ser un conductor experto.

1. Saca tu permiso o licencia de conducir

Cuando estás aprendiendo a conducir en una escuela de manejo estás respaldado por la institución de enseñanza, pues te estás preparando para manejar y sacar tu licencia de manejo. Pero si te instruiste con un familiar o amigo, y crees que ya estás preparado para tomar las calles, primero ten tu documentación en regla.

Algunas entidades no solicitan un certificado de escuela de manejo para poder tramitar tu documento de conductor, por lo que es importante que te informes de la documentación que necesitas para ser aprendiz, pues  considera que si un policía de transito te detiene deberás certificar que estás capacitado para manejar, no bastará que pruebes tu destreza, tendrás que mostrar tu documento de conductor, póliza de auto y tarjeta de circulación vigente.

Además, si eres un conductor novel y tienes un percance, la aseguradora que te respalda te solicitará tu permiso o licencia para poder hacer válido el seguro de auto.

2. Mantén las manos al volante

Durante las primeras veces que conduces, puedes tener una sensación de inseguridad, pues es algo totalmente nuevo para ti, por ello es importante que concentres todos tus sentidos en el camino para evitar, en la medida de lo posible, un percance.

Mantén las dos manos al volante, pues las necesitarás para reaccionar de manera oportuna ante cualquier situación. De igual manera, concentra tu mirada al camino, pues nunca sabes si otro conductor puede salir inesperadamente por la vía o si te encontrarás con un bache.

3. Evita las distracciones

Hoy en día el celular es de gran ayuda para encontrar una dirección o si necesitas cualquier tipo de asistencia, pero es una mala idea si conduces, pues te pones en riesgo y a los demás de sufrir un accidente.

De acuerdo con datos del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), el uso de dispositivos móviles se ha convertido en la primera causa de accidentes viales y el costo de éstos es de 518 millones de dólares. Según el director de Cesvi, un conductor puede tardar en reaccionar 5 segundos por contestar una llamada, lo que se traduce en manejar desprevenido por alrededor de 100 metros; mientras que responder un texto, el riesgo se incrementa al doble, lo que aumenta las posibilidades de colisionar con un peatón, ciclista u otro conductor y ocasionar un traumatismo permanente o incluso la muerte de terceros.

4. Respeta el Reglamento de Tránsito

El reglamento vial es mandatorio para todos los conductores sean primerizos o experimentados. Antes de agarrar el volante, asegúrate de haber leído el reglamento de tránsito de tu localidad, pues puedes incurrir en algunas faltas que no solo te costarán una sanción monetaria o la remisión al corralón de tu coche, también podrían restar puntos a tu vehículo.

Por ejemplo, en la Ciudad de México, algunas faltas al reglamento vial restan puntos de la placa de tu vehículo y al perderlos todos, tendrás que cumplir con un curso en línea y servicio comunitario para poder verificar tu auto, de lo contrario no podrás completar el tramite ambiental y deberás de pagar una multa de verificación extemporánea.

5. ¡Cero alcohol al volante!

Los accidentes viales por alcoholemia son una de las principales causas de traumatismos permanentes o muertes, pues el alcohol disminuye los reflejos del conductor y altera sus capacidades motrices.

Por ello, el alcohol o las sustancias recreativas no son compatibles con los autos, así que si vas a tomar evita el volante. Algunos seguros de auto apoyan al beneficiario en caso de encontrarse en estado inconveniente, pero también opta por compartir un auto con un conductor designado, utilizar un Uber, o el transporte público para llegar a tu destino.

6. Acompáñate de alguien de tu confianza

Algunas veces llevar a un conductor experimentado de copiloto incrementa tu confianza, pues sabes que si te surge alguna situación, estará para aconsejarte. Por ello, apóyate de alguien en quien confíes si son las primeras veces que tomas el volante.

7. Conduce a una velocidad moderada

Además de que en algunas vías hay restricciones de velocidad, también conducir moderadamente, te permitirá reaccionar oportunamente ante cualquier circunstancia, así como frenar con anticipación.

También mantén una distancia pertinente entre un carro y otro, pues si tienes que detenerte de manera espontánea tendrás los metros suficientes para hacerlo, de lo contrario podrías chocar con el auto de enfrente.

8. Conoce tu auto

Tu auto es tu mejor aliado cuando estás comenzando a conducir, por lo que garantizar que esté en excelente estado es vital para tu seguridad.

Comienza por revisar el estado de las llantas y los discos de frenos, pues si estos se encuentran en mal estado podrías estar más propenso a sufrir un percance. También es importante que verifiques los niveles de aceite y anticongelante porque son parte esencial del funcionamiento del motor.

Aunque los mexicanos estamos acostumbrados a aprender sobre la marcha y no leer los instructivos, es aconsejable que leas el manual del fabricante de tu auto, pues así sabrás si algo va mal con tu carro y podrás ir al taller en caso de ser necesario.

9. Asegúrate de acuerdo a tus necesidades

Cuando se comienza a conducir, algunas veces pasamos por alto algo tan vital como el seguro de auto. Compara y analiza las opciones que hay en el mercado, y contrata la que más se ajuste a tus necesidades.

Considera que no todas las aseguradoras cuentan con las mismas asistencias o coberturas, por ello pregunta o infórmate sobre los planes que podrán respaldarte. Por ejemplo, hay empresas que te ofrecen asistencia vial de manera ilimitada mientras está vigente la póliza y hay otras que restringen estos auxilios hasta 3 veces al año.

10. La práctica hace al maestro

Comienza conduciendo por rutas que ya conozcas y agarra confianza en ti y en tu auto. Poco a poco te sentirás más seguro al volante y podrás explorar otros caminos o carreteras. Sin embargo, recuerda siempre tomar las medidas de protección necesarias como usar siempre el cinturón de seguridad, evitar usar distractores al volante, no conducir bajo efectos del alcohol, respetar las señales de tránsito y circular por caminos aptos.

Bien dicen por ahí que nunca se termina de aprender y en la conducción parece ser igual, pues no todos los caminos siempre son los mismos.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx