¿Cómo grava el I.V.A. al precio de tu seguro de auto?

  • El I.V.A influye en el seguro de Auto
  • Conoce qué es y cómo afecta el IVA a los productos y servicios

El I.V.A. es el impuesto que el contribuyente paga por el valor añadido a los servicios o productos que adquiere. El impuesto al valor agregado está incluido en los productos que comercializan todas las instituciones de seguros, ya que la actividad que desempeñan las aseguradoras es considerada como una prestación de servicios. Por lo tanto, la prima total que pagará el asegurado al adquirir una cobertura como el seguro de auto está gravada con este impuesto.

El I.V.A. en mi póliza de auto

Como hemos mencionado, en el sector de los seguros de auto, toda actividad relacionada con la cobertura es considerada un servicio que está afectado por el Impuesto al Valor Agregado. Sin embargo, cuando se trata del pago de deducibles derivados de un siniestro, éste no puede considerarse dentro del pago de prestación del servicio por lo tanto no se ve afectado.

En definitiva, lo que adquiere el asegurado al contratar un seguro es el derecho de estar cubierto en caso de accidente. Por lo que el pago del deducible será una contraprestación adicional cuando ocurre robo o accidente, mismos que no corresponden al servicio del bien asegurado y por lo tanto no está gravado con I.V.A. Entonces, cabe resaltar que en el pago de la prima total sí estará incluido el I.V.A., pero en el deducible no.

Es común que exista incertidumbre en lo que pagamos al final cuando adquirimos un producto financiero, sobre todo si se trata de un seguro para el auto. Por eso es conveniente que siempre nos informemos de qué es lo que está cobrando la aseguradora y si el I.V.A. influye sobre el precio final de la póliza.

¿Cómo afecta el I.V.A. en la economía familiar?

Para explicar mejor como afecta el I.V.A, entendamos que el valor agregado o añadido es el costo económico que aumenta el precio de un bien o servicio al ser transformado para consumo del cliente final. Y podríamos decir que, aunque el impuesto a este valor es asumido por el comprador final, el productor o vendedor final es quién después lo deberá pagar al Estado, resultando un gravamen en sus ganancias.

Por otro lado, cabe mencionar que la forma de recabar este impuesto no es directa. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP), a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT), percibe el pago del I.V.A. por medio del prestador del servicio o vendedor del producto, quien estará obligado a declarar que ha recibido esta transacción a la hora de cobrar su actividad al consumidor. Es decir, es un impuesto que siempre está trasladado a los consumidores; siempre lo pagarán los clientes en todos los bienes y servicios que consuman.

La Ley del Impuesto al Valor Agregado establece las actividades y productos que se gravan con el 16%. Éstas son las dedicadas a enajenación de bienes, prestación de servicios independientes, arrendamiento de bienes e importación de bienes o servicios.

La proporción que se cobra de I.V.A respecto al valor de cada servicio o bien, varía en cada país. Desde el 2014, en México la Ley del Impuesto al Valor Agregado determinó que la tasa general del I.V.A es de 16% y de 11% en zonas fronterizas. Sin embargo, existe una tasa de 0% para ciertos productos y servicios. A continuación una lista de ellos.

A. Comercialización de:

  • Animales y vegetales.
  • Medicinas de patente.
  • Hielo y agua no gaseosa ni compuesta.
  • Ixtle, palma y lechuguilla.
  • Caviar, salmón ahumado y angulas.
  • Saborizantes, microencapsulados y aditivos alimenticios.
  • Jarabes o concentrados para preparar refrescos.
  • Chicles o gomas de mascar.
  • Hielo y agua no gaseosa ni compuesta, excepto cuando en este último caso, su presentación sea en envases menores de diez litros.
  • Tractores para accionar implementos agrícolas.
  • Fertilizantes, plaguicidas, herbicidas y fungicidas.
  • Invernaderos hidropónicos y equipos integrados a ellos para producir temperatura y humedad controladas.
  • Oro, joyería, orfebrería, piezas artísticas u ornamentales y lingotes.
  • Libros, periódicos y revistas.

B. Así como la prestación de servicios independientes:

  • Directamente a los agricultores y ganaderos.
  • De molienda o trituración de maíz o de trigo.
  • De pasteurización de leche.
  • En invernaderos hidropónicos.
  • Despepite de algodón en rama.
  • Sacrificio de ganado y aves de corral.
  • Reaseguro.
  • Suministro de agua para uso doméstico.

El I.V.A afecta todos los productos y servicios que consumimos casi a diario. El seguro de auto no queda exento de este impuesto. Ya que, como referimos, cuando contratamos una póliza, lo que realmente estamos adquiriendo es el servicio de estar protegidos en caso de accidente.

Por ello, compara precios antes de contratar una póliza, verifica cuánto afecta el I.V.A. la suma total de tu prima y elige entre diferentes compañías. Los precios que puedes encontrar en Rastreator, son transparentes y ya te muestran el I.V.A. incluido, por lo que estarás comparando precios reales.