Los peligros de conducir deshidratado

Manejar bajo los efectos del alcohol es extremadamente peligroso, además de ser ilegal, ya que altera las funciones cognitivas, aumentando los riesgos de tener un accidente. Una de las consecuencias del consumo del alcohol es la deshidratación del cuerpo, y aunque esta no es ilegal, es igual de peligroso conducir cuando se está deshidratado. 

La deshidratación puede causar daños graves en el cuerpo y a las funciones cerebrales, como perder habilidades básicas, causa calambres musculares, incomodidad en el asiento, altera el humor; también causa una pérdida de reflejos, lentitud en los movimientos y hasta desmayos, lo que aumenta potencialmente el riesgo de sufrir un accidente vial por no tener una reacción temprana hacia un choque inminente.

Consecuencias de la deshidratación al conducir

Estudios han demostrado que los conductores deshidratados tienden a cometer más errores de juicio al volante, como salir ligeramente del carril, o errores más graves, como derrapar en las curvas o frenar más tarde.

Estos resultados son similares a los que se han visto con los conductores que manejan alcoholizados, además de que corren un mayor riesgo a quedarse dormidos debido a la fatiga que sufre el cuerpo. 

Esto ya que el agua ayuda a eliminar toxinas del cuerpo, por lo que entre menos agua hay, mayor trabajo debe de hacer el corazón para bombear la sangre a todos los órganos principales, lo que causa la fatiga al conducir. 

Causas de la deshidratación

Existen diversas causas para la deshidratación, y entre las más comunes es que a veces se está demasiado ocupado, por lo que en ocasiones, uno se olvida de hidratar su cuerpo. Sin embargo, otras causas pueden ser:

  • Diarrea: debido a que la diarrea impide que el intestino grueso absorba el agua de los alimentos, el cuerpo libera demasiada agua, lo que provoca la deshidratación.
  • Vómito: esto conduce a una pérdida de líquidos y es más complejo hidratar al cuerpo de manera oral.
  • Sudor: en climas cálidos o después de actividades físicas, se aumenta la pérdida de líquidos. En otros casos, la fiebre también provoca mayor sudoración, deshidratando a la persona. 
  • Diabetes: los niveles altos de azúcar en la sangre provocan que aumente la pérdida de líquidos. 
  • Quemaduras: los vasos sanguíneos pueden dañarse, lo que provoca que el líquido se filtre a los tejidos circundantes.

Síntomas de la deshidratación

En la mayoría de los casos, la deshidratación puede revertirse fácilmente aumentando el consumo de líquidos, pero para esto, se deben de conocer los síntomas. Los más comunes suelen ser:

  • Boca seca
  • Debilidad en los músculos
  • Dolor de cabeza
  • Mareos

En caso de una deshidratación más severa, a los síntomas anteriores se les suman:

  • Falta de sudoración
  • Ojos hundidos
  • Piel seca y arrugada
  • Presión arterial baja
  • Ritmo cardíaco acelerado
  • Fiebre
  • Delirios
  • Inconsciencia

Uno de los indicadores más confiables es el color de la orina, ya que si es de tonalidades más oscuras, significa que la persona necesita ingerir más líquidos. 

¿Qué hacer para mantenerse hidratado al manejar?

De acuerdo con diversos estudios sobre la deshidratación y el consumo de líquidos, una persona promedio requiere de, por lo menos, dos litros de líquido al día para que sus funciones puedan ser óptimas. Sin embargo, el promedio general es de apenas un litro al día, dependiendo mucho del país de origen. 

Si se consume, por lo menos, dos litros de líquidos, tomando en cuenta el café, los jugos y otras bebidas sin alcohol, el cuerpo está más hidratado y más alerta para reaccionar en caso de ser necesario.

Lo más recomendable es beber líquidos que hidraten al cuerpo, ya sea agua o suero, momentos antes de conducir, sobre todo si se vive en climas cálidos. Si se está manejando, lo mejor es tomar agua en los momentos donde el auto esté detenido, y también se recomienda tener el envase o botella en un lugar seguro donde no se derrame o donde tenga un acceso sencillo para evitar distracciones de cualquier tipo. 

Protección del patrimonio ante un accidente por deshidratación con un Seguro de Auto

Para evitar poner en riesgo el patrimonio y la economía del usuario ante un accidente vial, ya sea por deshidratación o por otras causas, lo mejor es contar con un Seguro de Auto. Este cubrirá los gastos en caso de que haya daños o lesiones, evitando que el conductor los absorba por su cuenta, afectando su economía.

Encontrar un Seguro de Auto barato puede ser un proceso muy complejo, pero gracias a Rastreator, es rápido y muy fácil. El comparador de seguros online encuentra y cotiza el Seguro de Auto que mejor se adapte a las necesidades del usuario, todo en cuestión de minutos y con ayuda de un perfil básico del conductor y de su auto. Todo esto de manera segura, gratuita y completamente en línea. 

Andrea Aguilar

Andrea AguilarRastreator.mx