¿Cómo frenar la moto cuando está lloviendo?

Por Mara Delgado › 7 de junio de 2019 › Tiempo de lectura estimado: 7 minutos Manejar cualquier vehículo cuando llueve es más peligroso, pues el pavimento se vuelve resbaloso y la visibilidad borrosa, no se alcanzan a ver las señales de tránsito, las líneas del carril se difuminan y cuesta ver el resto de los vehículos, especialmente a través de los retrovisores.

Bajo la lluvia el control de una moto se dificulta principalmente porque el nivel de adherencia al piso disminuye, por lo que al intentar frenar es más fácil que las ruedas se patinen o el vehículo se derrape por completo al tomar una curva. Ocurre el fenómeno llamado “Aquaplaning” que se produce cuando los frenos no cumplen con su función porque los neumáticos que no son capaces de evacuar el agua que se encuentra en el camino a través de sus surcos, y se genera una película de agua entre los neumáticos y el suelo que provoca la pérdida de control a falta de agarre.

Sin embargo, debes tener en cuenta que aún en condiciones lluviosas se puede conducir una moto de manera segura, claro, si tomas en cuenta los siguientes consejos para frenar ante un imprevisto:

Al inicio de la lluvia elige el freno trasero

Cuando apenas está empezando a llover es el momento más peligroso para los motociclistas, pues es cuando el pavimento se hace más resbaloso, en estas circunstancias lo ideal es que utilices el freno trasero, ya que el delantero podría hacer que el vehículo se derrape y se produzca una pérdida de control.

Para la marcha fuera de los charcos

Evita a cualquier costo el aquaplaning procurando frenar en tramos donde esté la menor cantidad de agua posible. Y si la lluvia es intensa lo recomendable es que en lugar de parar bajes la velocidad y frenes con moderación. Asimismo mantén en buen estado los neumáticos de tu vehículo cambiandolos cada que lo indica la garantía de la rueda sin olvidar revisar con frecuencia el grosor del caucho el cual no debe ser inferior a los 1.6 milímetros, además de que los surcos de la rueda deben ser los suficientemente profundos para que cumplan con su función y si estos se ven difuminados es hora de cambiarlos pues son los que recogen el agua de los estancamientos hacia afuera permitiendo la adhesión de la llanta al suelo.

Usa los neumáticos correctos

Para evitar problemas en el frenado y control de una moto debes usar las llantas adecuadas para las condiciones climáticas de donde circulas, existen diferentes tipos de llantas para las estaciones del año y para los distintos terrenos.

En los terrenos húmedos son recomendables las tipo turismo y las de carretera, pues tienen un labrado más profundo y funcionan bien en temperaturas bajas. En el caso de las llantas turismo se caracterizan por tener el mejor agarre tanto en húmedo como en seco, además de tener muy buena resistencia. Las de carretera tienen líneas perfectas para pisos húmedos, con buena adherencia y mayor durabilidad ya que son de caucho duro.

Sin embargo, antes de que cambies por tu cuenta las llantas de tu moto acude a un experto para que te recomiende las que son correctas para tu vehículo y tus necesidades, pues una llanta incorrecta puede ocasionar un accidente.

No dejes que el mecanismo de frenado se moje

Con los encharcamientos en las calles los frenos de la moto se mojan y las pastillas se enfrían, más cuando son de tambor, por eso lo mejor es evitar que se empapen pues las llantas se levantan unos segundos del suelo antes de detenerse por completo, ya que las pastillas que detienen la rueda no agarran de inmediato el acero de la llanta.

Tres segundos a altas velocidades es tiempo suficiente para que suceda un siniestro, así que revisar de vez en cuando los frenos cuando lleves largo tiempo bajo la lluvia y sin frenar, te ayudará a prevenir un accidente. Los expertos recomiendan que toques un poco el pedal para percatarte cómo empiezan a frenar las pastillas.

Detente con la llanta trasera y delantera.

Para detener una moto se acostumbra hacerlo con el freno delantero porque es el que recibe más carga pero para evitar derrapamientos en el terreno húmedo, también utiliza el freno trasero que además le da más potencia al frenado. Hacer una pequeña prueba de bloqueo de la llanta posterior te permitirá conocer qué tanto agarre tiene al piso tu vehículo, lo puedes comprobar frenando sólo atrás hasta que veas que salte la moto, sino prueba hasta que se bloquee el avance de la moto. También cabe mencionar que para lograr una adherencia óptima los motoristas expertos utilizan 70% de presión con el freno delantero y 30% con el trasero.

Utiliza frenos ABS

Lo ideal es que las motocicletas con 125 cc cuenten con un sistema de antibloqueo de este tipo pues permiten un frenado más seguro cuando llueve, pero debes evitar a toda costa frenar con brusquedad pues como se hace con la llanta delantera, la mayoría de las veces implica caídas del conductor. Por ello es importante que practiques muy bien este tipo de frenado en tanto en pavimento seco como mojado antes de aventurarte en terrenos desconocidos. De esta forma conocerás  la reacción de la moto y así una situación de riesgo no te hará perder el control tan fácil.

Deja distancia de seguridad, es muy importante

El margen de espacio entre los vehículos es muy importante para evitar colisiones o disminuir sus efectos. Bajo la lluvia debes aumentar la distancia entre los vehículos tanto en marcha como cuando estás parado. Además debes tener en cuenta que la distancia de seguridad que dejes depende de la velocidad a la que circules, entre más rápido vayas mayor deberá ser, ya que en dos segundos a 100 km/h se recorren 55.55 metros antes de parar por completo, que aumentan a 66 metros si vas a 120 km/h, a lo que debes sumarle lo que tardes en reaccionar que son aproximadamente 0.5 segundos por lo que la distancia de avance sigue aumentando.

¿Cómo manejar seguro en moto bajo la lluvia?

Contar con el equipamiento y atuendo adecuado para conducir una moto bajo la lluvia también es un factor muy importante para poder reaccionar correctamente ante una frenada de emergencia, pues un conductor pierde atención de lo que sucede a su alrededor si el equipo que usa de protección es incómodo.

Podrás protegerte mejor al conducir en una tormenta con diferentes tipos de cascos, por ejemplo, los que tienen pantalla o incluso una segunda pantalla llamados “Pin-Lock” que te permitirán una mejor visión al no dejar entrar el agua a tus ojos, o también es importante que uses un impermeable o chaqueta Gore-Tex que evite que te empapes.

También para conducir seguro es fundamental que cuentes con una póliza de moto Amplia que te cubra con Gastos Médicos al Conductor, porque un vehículo de este tipo, al no contar con una carcasa, las probabilidades de resultar lesionado de gravedad en una colisión o una caída son muy altas. A través de una cobertura de moto tienes auxilio inmediato de una ambulancia y apoyo económico para gastos de atención hospitalaria, que incluyen honorarios médicos y de enfermería, medicamentos e intervenciones quirúrgicas.

Con base en las estadísticas del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA), los accidentes viales se incrementan hasta tres veces más cuando llueve y una tercera parte corresponden a siniestros de moto. Sin mencionar que se tiene registrado que las muertes de motociclistas no suceden en su mayoría, por atropellamiento de otro conductor sino por caídas o colisiones contra objetos contundentes, las cuales se hacen mucho más recurrentes cuando el piso se encuentra mojado a causa de la lluvia y el conductor es incapaz de frenar la moto correctamente.

Mara Delgado

Mara DelgadoRastreator.mx