Contrastes entre Coaseguro y Reaseguro

Tiempo de lectura estimado: 7 minutos.

Diferencias entre Coaseguro y Reaseguro¡COTIZA TU SEGURO DE AUTO! El Coaseguro y Reaseguro son términos que aparecen en los contratos de pólizas que muchas veces son difíciles de comprender para el grueso de los asegurados y que pueden causar ciertas dudas sobre cómo se maneja el dinero que están invirtiendo. Es por ello que es pertinente aclarar en qué consiste cada uno y una manera de hacerlo es comparándolos.

Lo primero que se debe saber acerca de estos conceptos es que el Coaseguro tiene que ver con la forma de contratar una protección para siniestros con costo muy elevado. Se caracteriza por comprar una cobertura donde diferentes compañías de seguros comparten la responsabilidad de indemnizar un riesgo en caso de que sea necesario.

En cambio, el Reaseguro es el instrumento técnico de transferencia de riesgos que utilizan las compañías aseguradoras, para ceder un siniestro a otra institución y al mismo tiempo protegerse de los riesgos asumidos en caso de que representen una amenaza para sus finanzas.

¿Qué asegura un Reaseguro y un Coaseguro?

En el Coaseguro las compañías de venta de pólizas comparten riesgos de gran envergadura y de alto valor monetario, los cuales dependen del sector de protección al que pertenezcan, por ejemplo: en el ramo de seguros de Vida, se puede hablar de una póliza que cubra el fallecimiento de un deportista de alto rendimiento o dentro de la vertical de Accidentes y enfermedades, puede existir una cobertura de gastos médicos mayores que reembolse al asegurado en caso de una operación; también, en las coberturas de Daños, puede contratarse una protección que ampare en el incendio de una fábrica o el accidente de un avión.

Esto quiere decir que dos compañías o más se comprometen a indemnizar un siniestro específico de un asegurado. La manera en que lo hagan dependerá de cómo hayan pactado con éste, puede ser en partes iguales o por porcentajes distintos.

En un Reaseguro, la divergencia sustancial con el anterior radica en que se protege a las compañías más no a los clientes de éstas. Es decir, se les brinda una cobertura a las instituciones en caso de que no puedan indemnizar las responsabilidades que han pactado con sus consumidores, porque de hacerlas efectivas podrían generar desequilibrios en su capital como pérdidas de sus reservas acumuladas o la quiebra financiera.

Dicha protección consiste en que una compañía reaseguradora toma ya sea los siniestros o las coberturas de una institución aseguradora (dependiendo del tipo de contrato que acuerden entre ellas), y puede ser de forma parcial o total, o sólo obtener el remanente de daños que exceda la cantidad cubierta con la cual se comprometió el asegurador directo con sus usuarios.

Generalmente los siniestros y coberturas son aquellos que están relacionados con catástrofes inesperadas y de gran costo, como las reparaciones, indemnizaciones o reembolsos que se deben asumir cuando ocurre un terremoto, incendio o inundación.

¿Cómo es la relación de un asegurado en un Coaseguro y Reaseguro?

Las dos nociones se refieren a dos tipos de contratos distintos para obtener una protección. Principalmente la diferencia entre ambos está en la relación contractual que se establece entre el asegurador y el asegurado, lo que significa que el tomador de riesgos y el cedente no es el mismo en ambos casos. Por ejemplo: en el Coaseguro el que adquiere las obligaciones son dos o más compañías de pólizas y el cedente es el cliente que cede o pone en las manos de éstas, la administración y provisión de la ayuda financiera necesaria que llegue a requerir en caso de que le ocurra un imprevisto, ya sea cuando adquiera una enfermedad grave, necesite reparar su auto o cobrar su jubilación.

En este convenio entre aseguradora y cliente, según lo estipulado por la “Ley sobre contrato del seguro”, el responsable directo en indemnizar en su totalidad a los clientes siempre serán las compañías aseguradoras.

Mientras tanto en un Reaseguro, el papel del asegurado frente una compañía reaseguradora es nulo, no existe ninguna relación contractual ni responsabilidad entre ellos, es por ello que nunca se ve afectado el pacto entre el usuario y el protector directo. Por esa razón tampoco el asegurado podrá exigirle al reasegurador directamente una indemnización, prestación o reembolso.

En adición, el tomador es una compañía y el cedente no es una persona, como sucede en un contrato de Coaseguro, sino otra institución. Uno y otro se relacionan entre sí mediante un contrato donde pueden estar incluidas varias primas y aseguradoras diferentes. Por ejemplo, se puede encontrar un contrato donde la compañía “A” traslade su cobertura de daños y la compañía “B” la de Robo a una misma reaseguradora.

En el documento queda estipulado el porcentaje determinado de los siniestros amparados que se cederá al tomador, qué compañías participan en cada riesgo, qué coberturas y siniestros se están concediendo, así como hasta qué limites cada aseguradora decidirá protegerse.

Cabe destacar que el diseño de estos contratos tiene que ver principalmente con los acuerdos sobre la manera en que se van a repartir y responsabilizar de los riesgos las partes participantes, es por ello que existen diferentes tipos de contratos para cada concepto. Por lo tanto, también se puede decir que, la transferencia de obligaciones se hace de formas diversas según el tipo de contratación de un Reaseguro y que las responsabilidades que se adquieren son distintas según el tipo de contrato de Coaseguro.

Por lo anterior, es pertinente que se conozcan los tipos de contratación en cada uno:

Tipos de contrato Coaseguro

Directo

En esta modalidad la tomadora contrata una póliza con una compañía concreta para protegerse de un riesgo. Para ceder parte del riesgo y posteriormente informa al asegurado de la nueva situación.

Convenido

En esta ocasión, es el propio asegurado el que toma la decisión de que sean dos o más aseguradoras las que le den cobertura para el riesgo que quiere cubrir.

Interno

Otro tipo de coaseguro es el que realiza el asegurador sin informar al asegurado de su realización, eso sí, respondiendo ante éste del 100% del riesgo.

Administrativamente, el coaseguro puede constituirse con dos o más pólizas separadas o con una conjunta.

Tipos de contrato Reaseguro

Automático

Se caracteriza por indicar la transferencia a una reaseguradora de un porcentaje determinado de todas las responsabilidades adquiridas o siniestros amparados por una institución de seguros. Y la reaseguradora tiene la obligación de aceptarlo.

Facultativo

Es un convenio donde la compañía que traspasa el siniestro tiene la libertad de decidir qué tipo de negocios y hasta qué límites desea protegerse, y del mismo modo el reasegurador está en la libertad de aceptar o no el contrato. Es decir, tanto el cedente como el tomador tienen la libertad de proponer, aceptar o rechazar un negocio determinado.

¿Cómo se calculan cada uno?

El coaseguro es un monto adicional que puede ser variable según el costo del riesgo que se haya devengado pero siempre tiene un límite fijo estipulado, el cual depende de cada institución. Dicho importe lo tiene que pagar un asegurado después de dar un deducible.

Cabe señalar que es cambiante en cada siniestro, ya que entre mayor sea el costo del imprevisto, mayor será lo que se tendrá que pagar. Además depende del tipo de cobertura contratada.
Si por ejemplo, en una póliza de auto la suma asegurada por Daños Materiales es de $400 mil pesos y participan tres compañías en unas proporciones de 50%, 30% y 20% y se produce un siniestro de $100 mil pesos. La responsabilidad de cubrir la suma asegurada se reparte así: la primera compañía se hace cargo de $200, 000 pesos, la segunda de $120,000 y la tercera de $80,000.

En cambio el cálculo de un reaseguro depende de los límites que hayan acordado un tomador de riesgos y el cedente. Puede ser un porcentaje impuesto por el reasegurador o puede ser convenido.

En resumen, el Reaseguro y el Coaseguro son términos muy distintos que no deben por qué ser confundidos. Mientras que el Reaseguro es una cobertura para instituciones de seguros, el Coaseguro es un convenio que hace el asegurado con dos o más aseguradoras para que en caso de ser necesario lo indemnicen en un siniestro de alto costo.

Por otro lado, cabe destacar que tienen un punto coincidente importante: son recursos financieros que se utilizan para sobreponerse ante siniestros de gran envergadura.