Seguro contra Desastres Naturales, ¿qué es y cómo funciona?

Por Elizabeth Prado 22 de noviembre de 2019 Tiempo de lectura estimado: 6 minutos Una póliza contra Desastres Naturales ayuda a reparar o indemnizar bienes que fueron dañados por fenómenos de la natruraleza. Algunas aseguradoras las tienen por separado, pero muchas otras las incluyen en planes Amplios.

 

A pesar de que México es uno de los países que más propensos está a sufrir desastres naturales, la penetración de los seguros es limitada. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), nuestro país está en el lugar 23, en el ranking mundial, de naciones con mayor riesgo a desastres naturales, aunado a que los efectos de la crisis climática potencializan la fuerza con la que azotan a México y el mundo.

El terremoto de 2017 dejó ver que no hay preparación ni prevención suficiente para enfrentar las consecuencias, aun así solo 6.55% de las viviendas cuenta con un seguro voluntario y en el 20% de los casos la propiedad se encuentra ligada a un crédito hipotecario, según la AMIS.

Una póliza contra catástrofes naturales es una necesidad en un país como México, pues su geografía e hidrografía aumentan el riesgo.

¿Qué son considerados Desastres Naturales?

 La cobertura de desastres naturales puede amparar eventos como terremotos, inundaciones o erupciones volcánicas. Y se definen de la siguiente manera:

  • Terremotos y erupciones volcánicas. Ampara daños y pérdidas materiales ocasionadas directamente por cualquiera de estos sucesos. Cabe señalar que en la mayoría de las aseguradoras se cobra un deducible de acuerdo a la suma asegurada estipulada en la póliza.
  • Fenómenos Hidro-meteorológicos. Ampara perjuicios y pérdidas por avalanchas de lodo, granizo, helada, huracán, inundación, inundación por lluvia, golpe de mar, marejada, nevada y vientos tempestuosos. Algunas aseguradoras también contemplan obstrucción en los registros de la red hidrosanitaria y en los sistemas de drenaje localizados dentro de los predios asegurados, así como las bajadas de aguas pluviales a consecuencia del granizo acumulado en las mismas.

Seguro de Vivienda

Una casa es posiblemente un bien que ha costado toda una vida de trabajo y esfuerzo, y por ello es lo que más se debería proteger. Las lluvias torrenciales, los derrumbamientos de lodo y los terremotos son los fenómenos naturales a los que más expuesto está un inmueble. La cobertura de desastres naturales se puede contratar por separado o en algunas compañías viene incluida en los planes plus. Ampara eventos como terremotos, inundaciones o erupciones volcánicas que afecten la estructura de la vivienda como techos, ventanas, instalaciones fijas sobre el nivel del suelo, servicios de agua, aire acondicionado, drenaje y energía eléctrica. Sin embargo, en algunas ocasiones también se contempla el contenido de la casa habitación, por ejemplo electrodomésticos, comedores, salas, recámaras, cocinas, utensilios, baños, ropa, joyas, objetos de arte, equipos deportivo y juguetes.

Cabe aclarar que para objetos dentro del hogar como electrodomésticos, muebles u artículos personales, las compañías amparan el valor de las pertenencias al momento del siniestro, es decir, se aplica la depreciación de los mismos. También es de resaltar que para que la aseguradora contemple la reparación o indemnización de los mismos, estos deben estar especificados dentro del contrato de póliza y contar con facturas que respalden su existencia.

Seguro de Daños

Esta cobertura tiene el fin de amparar el daño de cualquier bien material indicado en la póliza, que puede ser hogar, embarcaciones, obras de arte, empresas o negocios, inclusive alguno de los objetos indicados por el asegurado en la carátula del seguro.

Para esta cobertura se aplica un deducible que, generalmente, viene especificado en el contrato del seguro. Muchas veces esta cobertura viene incluida en los planes Amplios, por ejemplo de hogar, pero también algunas aseguradoras lo venden por separado.

Seguro de Auto

La cobertura de Daños Materiales viene incluida en los planes Amplios y Amplios Plus, y ampara los riesgos de terremoto, huracán, granizo, erupción volcánica, alud, derrumbe de tierra, inundación, ciclón, además de perjuicios por colisión, vuelco, incendio, rayo o explosión y robo.

Esta garantía cuenta con un deducible, que generalmente es de 10% o 20% del valor comercial, pero también puede ser pactado o respetando el precio de la factura del auto asegurado. En algunas partes del carro se aplica un porcentaje de depreciación para la indemnización de las mismas.

¿Qué ampara el Seguro contra Desastres Naturales?

Dependiendo de la aseguradora así como de sus Términos y Condiciones, la póliza contra desastres naturales ampara la reparación o sustitución de los bienes afectados por condiciones de la naturaleza como erupción volcánica, anegación por desprendimiento de cauces pluviales, huracán, tormenta, granizo o terremoto.

El deducible que se aplica dependerá del bien asegurado, así como del plan de contratación y empresa de seguros.

Algunas compañías determinan como riesgo de exclusión los fenómenos naturales; sin embargo, la propiedad del interesado se puede amparar mediante convenio expreso y un endoso.

Asimismo, en algunos casos se considera el copago de un porcentaje del valor del bien asegurado si éste se encuentra en una zona donde es propensa a riesgos de la naturaleza. Esta participación se aplica sobre el valor de la pérdida indemnizable, después de haber descontado el deducible y antes de aplicar el monto a resarcir.

¿Qué hacer si se vive en una zona propensa a Desastres Naturales?

Primero que nada es importante conocer el riesgo, para ello el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) tiene un Atlas de Riesgos que puede ser consultado en http://www.atlasnacionalderiesgos.gob.mx/, ahí se podrán encontrar las condiciones meteorológicas, así como la de los volcanes activos en territorio nacional.

Segundo, prevenir es mejor que lamentar. Un seguro contra desastres naturales además de amparar de los riesgos antes descritos, es un mecanismo financiero de apoyo en caso de que todo nuestro patrimonio se vea afectado por un fenómeno natural, pues podría ayudar a comenzar de nuevo.

Los sismos de 2017 en la Ciudad de México, Puebla y Morelos dejaron claro que un desastre de tal magnitud puede ser inesperado y tiene la capacidad de destruir ciudades enteras. Más de 10 mil viviendas fueron afectadas, sin desestimar las miles de personas que perdieron la vida, hoy los estragos del terremoto permanecen, pues muchos hogares se destruyeron y las familias siguen viviendo en refugios esperando que el gobierno pueda ayudarles a reparar los daños o a recibir una indemnización. Por ello, contemplar un seguro que ampare los Desastres Naturales puede ser una manera de prevenir quedarse sin patrimonio.

¿Qué revisar antes de contratar un seguro contra desastres naturales?

Los organismos como la Comisión Nacional de Defensa y Protección de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) aconsejan que se revisen los tipos de seguros y aseguradoras que hay en el mercado contra fenómenos naturales en el sitio de RECAS (https://phpapps.condusef.gob.mx/recas/) y se comparen con al menos tres compañías las distintas coberturas, beneficios y precios.

También es importante revisar los términos y condiciones, así como aclarar cualquier duda al respecto para evitar problemas con la reclamación del seguro.

Finalmente, se recomienda revisar las asistencias que vienen incluidas en el seguro contra desastres naturales, como atención médica o funeraria, pues en caso de siniestro también son de gran ayuda para enfrentar la crisis.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx