¿Qué es el Seguro de Hogar?

Tiempo de lectura estimado: 5 minutos.

¿Qué es el seguro de casa?En México, la cultura del aseguramiento y prevención no está muy afianzada en la sociedad, debido a la falta de entendimiento de los seguros en general. El único seguro que es obligatorio en el país es el del auto, pero los desastres naturales como los terremotos en la Ciudad de México y otras partes del territorio mexicano han dejado la enseñanza que un percance puede ocurrir de manera impredecible y perder todo por lo que se ha trabajado puede dejar en una situación económica muy vulnerable a toda la familia.

Por ello, la póliza de casa habitación está destinada a proteger el patrimonio que se habita y herencia de los descendientes. Este tipo de seguro es el que menos se adquiere por los ciudadanos; de acuerdo con la Asociación Mexicana de Seguros y Fianzas (AMIS), de los hogares que no cuentan con algún tipo de crédito hipotecario, tan sólo el 4.5% cuenta con alguna cobertura para la vivienda.

Pero es importante considerar que una cobertura para la residencia ampara los riesgos que suponen desastres naturales como inundaciones , incendios, derrumbes, deslaves, terremotos, entre otros. También protege del robo a casa habitación y asegura objetos de alto valor como joyas u obras de arte. De igual manera y dependiendo del seguro contratado, apoya en los daños que se provoquen a terceros debido a alguna actividad o imprevisto ocasionado dentro de la propiedad del asegurado como caída de objetos de ventanas, daño de estructura u cualquier otro menoscabo a vecinos o personas ajenas al domicilio.

Cabe mencionar que al igual que una póliza vehicular, el seguro de la vivienda respalda dependiendo de la cobertura contratada y de los términos y condiciones de la aseguradora con quien se decida contratar.

¿Qué influye en el precio de la póliza para casa?

Dependiendo del tipo de seguro que se adquiera, la compañía, la zona donde se ubique la residencia, entre otros factores, el precio de una prima puede variar dependiendo de los siguientes riesgos:

  • Posibilidad de Desastre Natural, es decir, si la vivienda se localiza en un cerro con posibilidad a deslave, junto de un río, en zona sísmica, cerca de un volcán activo o del mar, la prima puede ascender considerablemente.
  • Alta incidencia delictiva, el alto riesgo de ser víctima de un asalto en el domicilio aumenta el precio del seguro.
  • Valor y clase de vivienda, al igual que un automóvil, el tipo de residencia también puede afectar la prima del seguro, es decir las compañías consideran cuánto mide la propiedad, antigüedad y si es casa o departamento.
  • Riesgo por incidencia humana.

Tipos de coberturas para la vivienda

Cabe señalar, que además de los riesgos mencionados el tipo de cobertura, también afecta el costo de la póliza. Actualmente en México se pueden encontrar las siguientes clases de seguros:

  1. Cobertura contenidos o de mobiliario. Este tipo de póliza ampara todo lo que se encuentra dentro del inmueble como pueden ser mobiliario, electrodomésticos, ropa y accesorios, joyas, obras de arte y decoración.
  2. Amparo contra Robo a casa habitación. Éste seguro protege a la familia y sus pertenencias de un atraco con violencia dentro del domicilio. El valor del contenido de la casa se indemnizará siempre y cuando exista un reporte ante las autoridades competentes y éstas hayan hecho el correspondiente peritaje para determinar el hurto involuntario.
  3. Póliza contra Desastres Naturales. Por la orografía de México, los fenómenos de la naturaleza pueden llegar a presentarse con cierta frecuencia, por lo que un seguro de esta clase protege al hogar contra terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, inundaciones, deslaves, entre otros. Sin embargo, ésta misma cobertura tiene dos subtipos que pueden amparar los daños a la estructura solamente o de manera integral al exterior de la casa y su contenido.
  4. Seguro contra incendios. Ésta póliza socorre a los propietarios de una vivienda contra los menoscabos que puedan resultar de una catástrofe con fuego, tanto exteriores como interiores.
  5. Rotura de cristales. Esta cobertura adicional se puede contratar para proteger los vidrios del domicilio, ya sean decorativos o utilizados como cubiertas principales.
  6. Responsabilidad Civil Familiar. Ampara los daños que se ocasiones de manera involuntaria a terceros por los miembros del hogar, trabajadores domésticos o mascotas.

Exclusiones

Se debe considerar que existen situaciones en las que la compañía de seguros podría no hacerse cargo del daño, éstas son:

  • Utilizar la vivienda para otro uso del descrito en el contrato.
  • Mantener el inmueble desocupado y abandonado.
  • Hacer uso de parte de la casa para fines comerciales, como misceláneas, sastrerías, expendios, etc.
  • No se puede asegurar una residencia con materiales poco seguros como madera, lámina o materiales ligeros.
  • Algunas compañías no aseguran el riesgo de encontrarse cerca de un río o laguna.
  • Propiedades en obra gris o que no estén acabadas.
  • Ubicarse cerca de aguas subterráneas o freáticas que puedan provocar filtraciones y cimentación del piso, muros o de la estructura general del inmueble.
  • Viviendas con daños en la estructura como agrietamientos o en proceso de demolición.

¿Cómo elegir el mejor seguro de hogar?

Contratar una póliza para la casa es una decisión que se debe hacer pensando que lo que se está protegiendo es la integridad de la familia y su futuro. Por ello, se deben de evaluar de manera objetiva los riesgos a los que está expuesta la propiedad y todos los miembros del hogar, así como comparar con al menos tres compañías de seguros cuál es la opción que más se ajusta a las necesidades de la vivienda y sus habitantes.

Antes de contratar, es recomendable preguntar a la aseguradora todas las dudas que puedan surgir en los términos y condiciones. También es aconsejable conservar todos los documentos de la propiedad en original y una copia en un lugar seguro para poder reclamar la póliza en caso de percance.

Cabe considerar que si la residencia está bajo un régimen hipotecario es importante preguntar a la institución financiera los riesgos que amparan el seguro de hogar, porque puede ser que los siniestros como robo o responsabilidad familiar no estén considerados, lo cual podría vulnerar la seguridad de los integrantes de la casa.