¿El seguro médico cubre un embarazo?

Tiempo de lectura estimado: 6 minutos.

¿El seguro médico cubre embarazos?La respuesta es sí. Pero antes la madre asegurada deberá estipular en el contrato la cobertura en donde se ampararán las complicaciones del mismo,además, la mayoría de las empresas aseguradoras dan un periodo de espera de diez meses para brindar esta protección, para que la compañía cubra el embarazo, aunque este tiempo se puede reducir si no se ha interrumpido la póliza desde que se contrató.

La mayoría de las compañías no aplicarán algún deducible o coaseguro por parto o cesárea.

Protección por complicaciones del embarazo

La mayoría de los gastos médicos y hospitalarios serán cubiertos por la aseguradora, si en la gestación, la asegurada tiene estas complicaciones:

  • Embarazo molar y extrauterino.
  • Fiebre puerperal.
  • Eclampsia.
  • Placenta acreta o previa.
  • Muerte fetal.
  • Diabetes gestacional.
  • Cerclaje.

En cuanto a la cirugía fetal, algunas empresas atienden padecimientos con previo diagnóstico médico, las cuales son las malformaciones adenomatoidea quística, secuestro broncopulmonar, hidrotórax, hernia diafragmática, obstrucción de la laringe, tráquea y bronquial.

Entre otros padecimientos que cada póliza indicará.

Recién nacido

En el primer día de nacimiento del bebé, la compañía sufragará las atenciones médicas y cirugías si es prematuro, tiene algún padecimiento genético o congénito. También algunas empresas incluyen circuncisión por fimosis y los accidentes ocurridos en el nacimiento pero cuando la madre tenga aproximadamente diez meses continuos con la cobertura, haya avisado a la compañía dentro de los treinta días siguientes a dar a luz y realice el pago de la alta del nuevo asegurado.

Indemnización por maternidad

La asegurada puede optar por el Pago Directo, que ocurre cuando la mujer es internada en un hospital de convenio con la compañía aseguradora y ésta realiza todos los pagos correspondientes sin que el titular tenga que desembolsar algún servicio, al menos que sean gastos personales. Esta opción puede funcionar mejor si los asegurados programan antes la intervención para el alumbramiento en el hospital.

De cualquier forma, la empresa también realiza el reembolso. Por lo que es importante solicitar al especialista que entregue el informe médico y tener todas las facturas en orden para no tener ningún problema con la indemnización.

Regalos para los nuevos padres

Cuando la aseguradora realiza la indemnización por maternidad previo al nacimiento, la compañía puede brindar un kit que contiene algún detalle como carta de felicitación a los nuevos padres, certificado del recién nacido, regalos para el bebé como un peluche, alcancía, termómetro y algunos productos útiles para cuidar al recién nacido.

Bonos

Algunas empresas aseguradoras otorgan un 10% en el costo anual de la póliza del primer año de vigencia con una validez de hasta seis meses a partir de que nació el bebé.

Además, la renovación del recién nacido puede ser gratis si se da de alta y la compañía garantizará su protección ante algún padecimiento que lo cubra la póliza.

Ayuda por parto

GNP cuenta con una modalidad en la cual la contratante puede solicitar el monto de la suma asegurada sin tener que entregar algún comprobante. Para ello se tiene que dar un aviso previo al nacimiento del hijo y entregar el formato de notificación para ayuda por parto o cesárea, este documento debe estar sin ralladuras o tachaduras. Asimismo se necesita la copia de la identificación oficial de la asegurada, interpretación del ultrasonido ginecológico posterior a las semana 20 de gestación y el formato con la información bancaria para la transferencia.

También se puede solicitar este apoyo después del nacimiento del bebé, sólo se requiere de la notificación para ayuda por parto o cesárea con el formato requisitado, copia de la identificación de la asegurada, acta de nacimiento o constancia de alumbramiento con los datos de la madre y el recién nacido además de los datos bancarios para el depósito.

Toda la documentación se envía a la oficina central de la compañía y en caso que proceda se le pagará la cantidad estipulada en la cobertura, de lo contrario, se enviará un informe en el cual se especifica la razón por el rechazo de la reclamación.

Recomendaciones al usar el seguro médico para embarazo

Es importante consultar los términos y condiciones de la póliza y contar con las coberturas necesarias para que tanto la madre como el bebé esté protegidos. El deducible debe ser menor a la Suma Asegurada y la póliza tiene que ser vigente con los pagos en orden para que la aseguradora no rechace el apoyo ni el reembolso.

También es importante que los interesados revisen el monto que cubrirá el seguro por la cobertura de maternidad además de los hospitales con los que cuenta la compañía. El plazo para avisar a la compañía de que la asegurada dio a luz es de treinta días naturales.

En caso de una emergencia, el seguro médico brinda atención las 24 horas de los 365 días del año. Muchas empresas cuentan con una aplicación móvil donde viene los procedimientos y los números de atención. Finalmente, los padres asegurados deben tener a la mano su número de póliza o la tarjeta que la aseguradora brinda para recibir el apoyo hospitalario.

¿Que no queda cubierto en la cobertura de maternidad?

Los tratamientos de fertilidad o esterilidad, la maternidad subrogada que es la gestación por medio de una madre sustituta o aborto.

¿Se puede estar embarazada y contratar un seguro médico?

La mayoría de las compañías rechazarán a las contratantes si ya llevan varios meses de gestación. Puede que se haga una reducción en el tiempo de espera, si ya anteriormente se adquirió el seguro de salud con la misma aseguradora médica o con otra, pero siempre y cuando ya cuente con cierta antigüedad con la compañía.

Datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) indican que un parto normal tiene un costo aproximado de $4,000 pesos, mientras que en una cesárea aumenta el precio hasta los $34,760 pesos. De ahí la importancia que la decisión de tener un seguro de gastos médicos se prevea mucho antes de un embarazo.