¿Qué cubre un seguro de Vida Riesgo?

Tiempo de lectura estimado: 6 minutos.

¿Qué es el seguro de vida riesgo?¡COTIZA TU SEGURO DE AUTO! El Seguro de Vida Riesgo se define como una cobertura ante la muerte del tomador de la póliza e indemniza a los beneficiarios estipulados en la póliza, este también se llama Tradicional u Ordinario. La prima se suele liquidar de manera anual y depende de la edad del asegurado, historial médico y suma asegurada elegida. Como es lógico, la prima se encarece conforme el riesgo aumente, por ejemplo, si el asegurado es de avanzada edad, tiene un estado de salud delicado y se estipula una suma asegurada alta, entonces lo que se pagara anualmente aumenta considerablemente.

Como se ha mencionado, esta es una cobertura exclusiva que ampara en caso de fallecimiento, por lo que si al término de la vigencia del contrato, el asegurado no ha perecido, entonces el seguro queda sin efecto y los beneficiarios no recibirán ninguna indemnización.

Tradicionalmente se reconoce que una póliza de Vida sólo ampara en caso de fallecimiento; sin embargo, hoy en día existen distintas modalidades de seguros de vida que comprenden otros riesgos como Invalidez Total o que sirven como mecanismos de ahorro e inversión.

Estas modalidades mixtas de póliza se pueden combinar con planes de ahorro dotales o de inversión. Y la forma en la que operan este tipo de seguros de vida, es que el asegurado puede recibir una suma asegurada por supervivencia o dependiendo de las condiciones el contrato como forma de negocio financiero.

¿Cuáles son los tipos de pólizas de vida riesgo en caso de fallecimiento?

Cuando se contrata un seguro de vida es porque se quiere garantizar la estabilidad financiera de la familia en caso de que se llegue a faltar por causas naturales o en caso de accidente. Como se ha mencionado las coberturas de vida pueden ser distintas, pero las que se refieren específicamente a la de fallecimiento pueden tener distintas vertientes como por ejemplo:

Seguros de vida entera, en este tipo se garantiza el pago de una indemnización con motivo de fallecimiento del titular de la póliza sin importar la fecha en la que se produzca el deceso. El resarcimiento puede hacerse de dos maneras: con primas vitalicias o por un determinado número de años.

Seguro sobre dos o más vidas, esta póliza considera como asegurados a dos o más personas que también son beneficiarios recíprocos, es decir, cuando los individuos estipulados en la póliza son al mismo tiempo titulares y herederos, por lo que si uno de ellos fallece dentro del límite estipulado en el contrato, la compañía de seguros tendrá que indemnizar a los sobrevivientes.

Seguro temporal, es la cobertura más común en el ramo de Vida y se reintegra la suma asegurada a los familiares del asegurado cuando éste fallece dentro del límite establecido como plazo de vigencia. Sin embargo, si el titular sobrevive, entonces el seguro pierde efecto y la compañía de seguros retiene las primas pagadas.

Seguro de deudores, generalmente esta cobertura se encuentra en los préstamos bancarios, líneas de crédito o tarjetas de crédito departamentales y aseguran la liquidación de la deuda con la institución cuando el titular ha perecido.

Seguro de orfandad, si existen hijos o dependientes económicos menores de 18 años al momento del fallecimiento del titular esta póliza se hace cargo del pago de las colegiaturas en caso de fallecimiento del asegurado. Cabe señalar que dependiendo de la compañía aseguradora y de los términos del contrato, la reintegración de este monto puede ser hasta un límite establecido en el contrato de la póliza o hasta que los descendientes terminen sus estudios en el medio superior.

Seguro de capital de supervivencia, este seguro tiene una especie de capital de inversión que será entregado al beneficiario en caso de que el asegurado fallezca, pero si el heredero estipulado en el contrato parece antes que el titular, entonces este monto puede darse al sobreviviente o es retenido por la compañía de seguros.

Cabe señalar que las distintas compañías de seguros cuentan con términos y condiciones distintos por lo que una misma cobertura puede variar en beneficios y riesgos amparados por lo que es recomendable preguntar en la institución aseguradora antes de contratar la póliza y despejar todas las dudas que se puedan tener del seguro que se está contratando.

También es de tomar en cuenta que existen otros seguros de Vida que no necesariamente amparan la muerte del asegurado, funcionan como un fondo de ahorro en el que el interesado puede pagar una prima por un tiempo determinado que generalmente es de cinco hasta 20 años para ahorrar lo que se está invirtiendo en la prima y cobrar la suma asegurada al término de este lapso. También hay otras pólizas de vida como las que amparan la Invalidez o tratamientos de enfermedades terminales como Cáncer.

¿Qué no cubre un seguro de Vida Riesgo?

Como en todos los seguros, hay ciertas circunstancias en las que la compañía no se hará responsable y hay que considerarlas en caso de encontrarse involucrado en cualquiera de éstas:

  • Suicidio voluntario o con dolo sólo para cobrar el seguro de vida.
  • Muerte provocada por los efectos del alcohol o drogas.
  • Fallecimiento a causa de deportes extremos como paracaidismo.
  • Por deceso por riesgo agravado, es decir por participar en actos violentos que aumentaran las posibilidades de muerte como actos de guerra, vandalismo o exposición a radiación por bomba atómica.
  • Riesgos no considerados en el contrato de la póliza.

¿Dónde contratar una cobertura de Vida Riesgo?

México es uno de los países que tiene menor porcentaje de población asegurada sin importar el bien que se quiere asegurar sea la Salud, Vida, Automóvil, la Educación de los hijos o incluso el Retiro cuando se está en edad avanzada. De acuerdo con estadísticas de la AMIS, el producto de Vida es el que más consumen los mexicanos a pesar del bajo índice de aseguramiento. Se estima que sólo 8 millones de ciudadanos cuenta con algún tipo de póliza que proteja a sus familiares cuando fallezcan, pero es posible que una de las causas de que muy pocas personas se aseguren es no saber dónde encontrar un seguro o no entienden bien que es lo que incluye.

Por ello, hoy en día existen herramientas digitales como los comparadores de seguros en línea que permiten al interesado hacer un ejercicio de cotización totalmente gratuito para conocer la oferta del mercado y analizar la propuesta de una o más aseguradoras. La manera de hacerlo es muy sencillo actualmente, tan sólo es necesario tener una computadora o un teléfono móvil y proporcionar los datos del interesado en asegurarse y comparar.