¿Qué hacer en una practicaja?

Por Gabriela Barboza › 17 de diciembre de 2019 › Tiempo de lectura estimado: 5 minutos Gracias a los cajeros automáticos ya no tenemos que hacer largas filas en el banco, aunque sí lo hacemos cuando es quincena y retiramos efectivo en los cajeros. Pero en los últimos años, ahora no sólo podemos disponer de dinero, también es posible realizar varias operaciones sin necesidad de acoplarse al horario de la institución bancaria.

Pero antes de explicar lo que puede lograr en las llamadas practicajas o cajeros inteligentes, tenemos que saber cómo empezó todo. Hace más de cincuenta años, un inventor llamado John Sheperd-Barrón se le ocurrió hacer una tipo máquina expendedora de dulces pero, en vez de que salieran chocolates, se obtuviera dinero a cambio de un cheque. 

Estos cheques estaban hechos de un material especial que lograba que el cajero reconociera su autenticidad, y una vez verificado entregaba el efectivo. No obstante, y como ocurre hoy en día, la persona tenía que identificarse y de esta manera también se creó el PIN, el  número de identificación personal, que consta de cuatro dígitos y que es una clave estándar mundial. 

Años después las tarjetas sustituyeron los cheques. En México, esta tecnología llegó en 1972 y hoy en día hay más de 54 mil cajeros automáticos  en el país. Los estados que, según el Banco de México, cuentan con más cajeros son: Ciudad de México, con más de 8 mil; Estado de México, con casi 5 mil; Nuevo león con alrededor de 4 mil 100; Jalisco con 3 mil 776 y Veracruz con más de 2 mil 700. 

Estos datos son retomados del primer trimestre del 2018, por lo que es más que probable que la cantidad de cajeros haya aumentado en varias entidades. Además, estos cajeros automáticos han ido perfeccionándose para mejorar su servicio y seguridad. 

La nueva generación de estas máquinas se les llama Practicajas o Cajeros Inteligentes, y se han ido creado para que los usuarios de las diferentes instituciones bancarias logren efectuar todas sus operaciones sin necesidad de dirigirse a las ventanillas de su banco. 

¿Qué puede hacer una practicaja por ti?

Esto dependerá de la institución financiera en la que tengas tus cuentas, pero la mayoría te permite realizar lo siguiente:

  • Retirar efectivo tanto de una tarjeta de crédito como de débito.
  • Recargar tiempo aire para tu celular. 
  • Pagar tarjetas o hasta cheques. 
  • Transferir a cuentas propios o de terceros.
  • Depositar a cualquier cuenta o tarjeta hasta por 25 mil pesos.
  • Consultar saldos y movimientos.
  • Cambiar de NIP.
  • Pagar servicios como luz, teléfono, cable, tarjetas departamentales, celular, etc. 
  • Algunas te permiten contratar un seguro.
  • Pedir un préstamo o adelanto de nómina. 

Es importante señalar que sólo aceptan billetes de hasta 1000 pesos. 

¿Qué hacer si se presentan problemas con la practicaja?

Los cajeros automáticos no están exentos de presentar contratiempos, como el que no te devuelvan cambio, que la operación no concluya o que se coman tu dinero. En estos casos, el consejo de algunos expertos es comunicarse directamente con el banco, siempre hay un teléfono disponible en el área del cajero automático, y levantar una aclaración en el departamento correspondiente. 

Te ayudará mucho conservar el recibo impreso porque ahí aparece el folio de atención y del cajero que presentó problemas. No está de más que apuntes los datos de la máquina,  que suele encontrarse a un lado del mismo, pues la máquina podría no imprimir el comprobante o se puede perder. 

En caso de que te encuentres en la sucursal bancaria y ésta se encuentra abierta, lo ideal es acercarse con un ejecutivo del banco para que te ayuden de mejor manera, pero jamás te apartes de la practicaja ni aceptes ayuda de algún desconocido. 

A veces los pagos de servicio no se ven reflejados al instante, ya que suelen aplicarse al día siguiente. Por esta razón no tienes que asustarte, pero las operaciones que sí se reflejan inmediatamente son las transferencias y pago de tarjetas. 

Otro tip de seguridad que puede ayudarte es cubrir tu NIP cuando estés tecleándolo en la  máquina y antes de salir verifica tu tarjeta además del comprobante y monto que retiraste. 

Seguro del cajero automático

Esta opción te respalda hasta por 24 horas en caso de robo del efectivo que retiraste del cajero automático, en algunas instituciones protege hasta el dinero retirado en tiendas de autoservicio y puede cubrir hasta $20,000 pesos, aunque en algunas entidades el monto puede aumentar. Existen bancos que incluyen dentro del mismo seguro uno adicional de accidentes personales. 

En general, la póliza suele ser económica, ya que el costo no rebasa los $150 pesos mensuales, además se puede domiciliar el pago para no olvidar liquidar la mensualidad.

Pero como se mencionó anteriormente sólo cubre por robo, ya que este seguro no suele asistir por fallas del cajero, en este caso se recomienda marcar al banco y seguir los pasos que el ejecutivo indique. La institución hará el reembolso si la máquina se quedó con dinero o dio billetes falsos. 

Ahora que si el banco se niega a pagar, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) te puede ayudar, ya que atienden quejas de este tipo y trata de que la resolución sea rápida. Si la queja se lleva hasta tribunales, la Comisión brinda asesoría y defensa legal si se requiere. 

Para orientación por parte de la Comisión, te puedes dirigir a su sitio web www.gob.mx/condusef en donde encontrarás la sucursal más cercana e información de varias instituciones financieras como seguros y bancos, además ofrece educación en temas de ahorro y finanzas.

O puedes comunicarte al 01 800 999 8080.

Gabriela Barboza

Gabriela BarbozaRastreator.mx