Seguro de Vida ligado a un crédito

Por Elizabeth Prado › 18 de octubre de 2019 › Tiempo de lectura estimado: 7 minutos Según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, los créditos hipotecarios o préstamos personales son compromisos financieros a largo plazo, por lo que en el tiempo de su duración una persona está más expuesta a sufrir un daño material o moral. Es por esto que las instituciones financieras tienen como requisito, para otorgar un préstamo, la contratación de un seguro de Vida.

 

Puesto que las hipotecas, los créditos automotrices y algunos préstamos personales suelen ser cantidades muy elevadas y los plazos de devolución son muy prolongados, el riesgo de que el tomador muera o se vea incapacitado a continuar pagando el crédito es alto. Así el principal objetivo es garantizar al banco la liquidación de la deuda en caso de que el tomador del préstamo fallezca. Generalmente, en este tipo de seguros, el beneficiario principal es el banco, quien recibe la suma asegurada para cubrir lo que reste del pago del préstamo.

Algunas veces, si el tomador sufre de un padecimiento terminal e incurable o invalidez permanente, con diagnóstico de esperanza de vida de menos de un año, algunas compañías de seguros indemnizan en vida y de esta manera se puede liquidar el crédito antes de fallecer, dejando con tranquilidad financiera a la familia.

Así, como se ha mencionado, el seguro de vida vinculado a un crédito tiene la única misión de devolver al banco el dinero prestado a nombre del titular en caso de fallecimiento o invalidez. Además, en la mayoría de los seguros de Vida vinculados a un préstamo se suele incluir una cobertura de Responsabilidad Civil y Desempleo.

¿Por qué son necesarios los Seguros de Vida en un préstamo?

Por ley una póliza de Vida no es obligatoria y tampoco puede ser atada a un producto financiero, sin embargo, es indispensable para que una empresa otorgue un préstamo, pues algunas de las situaciones que evita, de acuerdo con Condusef, son:

  • Llevar un juicio para recuperar la casa.
  • Cobrar los adeudos a los familiares en caso de que el titular del préstamo fallezca.
  • Si se trata de un crédito hipotecario, el seguro de vida asegura la liquidación del adeudo a la financiera y los familiares conservan el bien inmueble.

Escoger la aseguradora para contratar el Seguro de Vida

En el 2014, se aprobó la reforma financiera en la que se establece que: prohibidas las ventas atadas en la contratación de productos y servicios financieros. Por lo que si se solicita un préstamo a una entidad financiera, ésta no puede obligar al interesado a contratar con ellos el seguro que ofrecen.

En algunas ocasiones, las financieras tienen convenios con varias empresas aseguradoras para ofrecer el seguro de vida a sus clientes con el fin de facilitar el trámite. No obstante, la persona que adquiere el crédito tiene derecho a elegir la aseguradora con quien contrata.

Algunas ventajas de elegir que el Seguro de Vida sea con la misma financiera son:

  • Los costos de los seguros de vida pueden ser más bajos a través de la institución bancaria.
  • No hay que preocuparse por hacer el pago de la prima, pues generalmente la liquidación del seguro se hace junto con la mensualidad que se paga por el préstamo, evitando mayores trámites.

Sin embargo, también hay algunas desventajas de elegir el mismo seguro que ofrecen los bancos. En la mayoría de las ocasiones, se desconocerá el monto de la suma asegurada, así como algunas condiciones de la póliza. Además, el monto del seguro de vida puede ser exactamente lo que se le debe a la financiera y éste se actualiza anualmente, por lo que la suma asegurada puede ir disminuyendo hasta ser la cantidad mínima para cubrir el adeudo, conforme se va pagando el crédito.

Por ejemplo, si una persona pide un crédito a 5 años de 500 mil pesos a una tasa anual de 9%, el costo financiero del crédito será de $122,750.66 pesos, es decir en total se tendrá que pagar $622,750.66 pesos. Durante el primer año la suma asegurada será de $622,750.66 pesos exactos, para el segundo que ya haya liquidado una parte del préstamo (que comprende pago al capital y pago al interés), el monto de indemnización del seguro de vida disminuirá respondiendo al diferencial de lo que se ha abonado al crédito, es decir para el segundo año será de $417,084.99 pesos y así sucesivamente hasta que se termine de pagar el préstamo.

En cambio, si se elige un seguro de Vida de manera personal, el monto de indemnización puede permanecer siendo el mismo y en caso de que el titular llegue a fallecer, una proporción será para liquidar el préstamo y lo restante para brindar estabilidad financiera a la familia.

Cualquiera que sea la opción para elegir el seguro de vida, es importante conocer que las entidades bancarias pueden condicionar la otorgación de un préstamo a que el cliente suscriba un seguro de vida, pero ningún banco o financiera pueden obligar a que dicho seguro se contrate directamente con la misma institución bancaria o con alguna aseguradora en específico.

Cobertura de Vida a Tarjetas de Crédito

El crédito de una tarjeta es un préstamo que permite liquidez a sus usuarios, es decir, que se puede hacer uso de dinero para compras inmediatas y se deberá de pagar a futuro. Algunas instituciones bancarias otorgan líneas de crédito mínimas o de más de 500 mil pesos, y aunque no se utilice todo el dinero en una sola ocasión, los bancos ofrecen mecanismos de protección al crédito como puede ser un Seguro de Vida o de Desempleo. Estos garantizan que en caso de que el cuentahabiente tenga un adeudo en su tarjeta y se quede involuntariamente sin trabajo o perezca, el saldo pendiente de la tarjeta de crédito podrá ser liquidado.

En algunos casos, el seguro de fallecimiento permite que el titular elija a sus beneficiarios y se les paga una cantidad de hasta 50,000 pesos en caso de muerte del titular. No obstante, en la mayoría de las veces, la póliza se limita a cubrir el monto que el cliente adeuda a la tarjeta en el momento del siniestro.

Póliza de Vida Hipotecaria

Como se ha mencionado, ninguna institución bancaria puede obligar a contratar un seguro de Vida; sin embargo, sí puede ser un condicionante para aprobar el crédito hipotecario. Además de la cobertura de Vida, algunos bancos también vinculan la hipoteca a un seguro de Hogar y de desempleo.

Esto porque la institución debe garantizar que la inversión que ha sido otorgada al individuo será devuelta a la empresa en caso de que algo inesperado suceda o el tomador se vea incapacitado a liquidar su deuda, así un Seguro de Vida Hipotecario es un baluarte para el banco.

En el caso de los seguros de hogar, los sismos del 2017 demostraron que la póliza otorgada por el banco es insuficiente, pues solo responden al crédito y no al usuario, es decir solo cubren de manera mínima el préstamo, dejando sin patrimonio a los ciudadanos en caso de desastre natural.

Por ello organismos como la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de Usuarios de Servicios Financieros recomienda contratar un Seguro de Hogar más completo, que responda a los intereses del propietario y comparar las pólizas con al menos tres compañías de seguros para que se elija la que más se ajuste a su bolsillo y necesidades.

 

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx