¿Los seguros de vida son deducibles de impuestos?

Por Gabriela Barboza › 20 de agosto de 2019 › Tiempo de lectura estimado: 4 minutos Una póliza de Vida brinda un respaldo financiero a los seres queridos en caso de llegar a faltar o si por un accidente es imposible continuar laborando. Es una buena herramienta de apoyo ante cualquier incidente. 

Y podría considerarse que a la hora de hacer la declaración anual el seguro de vida es deducible de impuestos, pero no completamente, en especial si la cobertura contratada es únicamente la de fallecimiento e invalidez total. 

Entonces, ¿se pueden reducir gravámenes con la póliza de vida? Sí, pero deberá contener algún plan de ahorro o de retiro para obtener saldo a favor. También se le puede conocer como seguro dotal. Asimismo es importante aclarar que lo que se deduce es la prima de inversión. 

Y también se debe tomar en cuenta que para que se pueda obtener ese saldo a favor se deberán cumplir ciertas características que se estipulan en el artículo 218 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR), que en resumen considera lo siguiente: 

  • El importe de depósitos, pagos o adquisiciones no podrán exceder a $152,000 pesos.
  • Las cantidades que se paguen por los contratos de seguros deberán considerarse como intereses acumulables en la declaración correspondiente al año. 

Es de considerar que si el titular de la cuenta de ahorro fallece, el beneficiario está obligado a acumular a sus ingresos los retiros que se efectúen de la cuenta. Existen más especificaciones que se consideran deducibles como las inversiones en acciones de sociedades de inversión. 

Otra de las característica que debe cumplir este seguro es que el plazo de la póliza no debe ser inferior a los 5 años y el término de vigencia deberá ocurrir a una edad superior a los 55 años, asimismo, esta póliza no debe otorgar préstamos al contratante.

Cabe señalar que se podrá deducir este seguro durante toda la vigencia del mismo, pero cuando se termina y se recibe la suma asegurada, la compañía retendrá cierto porcentaje y la deducción sólo será diferida.

El diferimiento es la prórroga de pago de impuestos, por ejemplo:

Si una señora recibe una cantidad de $4,000,000 de pesos por su fondo de ahorro, la póliza le permitirá recibir la décima parte de su capital hasta por diez años y durante ese mismo tiempo podrá hacer el pago de sus impuestos. Por lo tanto, el gravamen a pagar con diferimiento es de menos de $2,000 pesos, ya que en la declaración anual solo estipula cerca de $400,000 pesos, que es el ingreso acumulable por año. 

Caso contrario, si no se difiere se declaran los $4,000,000 de pesos, estaría pagando por impuestos más de $1,000,000 de pesos. 

Las aportaciones voluntarias también deducen impuestos 

En Afores se cuenta con la opción de agregar una cantidad adicional a la que ingresan el patrón y el Seguro Social, esto además de aumentar la suma cuando sea la edad de retiro, hará que cada año se reduzca el impuesto. 

En caso de ser trabajador independiente, se puede contratar una Afore por cuenta propia o elegir los Seguros de Retiro, que también cuentan con estímulos fiscales. De hecho, expertos aconsejan contar con una Afore y un seguro de este tipo. 

El monto de deducción, de acuerdo al artículo 151 de la Ley SAT, será de hasta el 10% de los ingresos acumulables del contribuyente en el ejercicio, y dichas aportaciones no pueden exceder las cinco unidades de inversión. 

¿Qué otros seguros son deducibles de impuestos?

Además de los seguros de Vida con planes de ahorro o de inversión, se pueden obtener estímulos fiscales de los de Gastos Médicos Mayores, además de los honorarios médicos, dentales, psicología, nutrición, etc.  

De igual modo los gastos hospitalarios, medicinas incluidas en las facturas de hospitales, análisis clínicos, prótesis, rehabilitación o lentes ópticos. Estos gastos puede ser efectuados por el titular, cónyuge, hijos, abuelos, nietos o padres. 

Para no tener problemas a la hora de la declaración, será necesario contar con la factura, ya que no procederá si el pago fue en efectivo.  

Un seguro de vida es una inversión para el futuro

Las proyecciones económicas de los expertos confirman que hay un futuro incierto para la vejez de los jóvenes, pues se considera que no tendrán el suficiente capital para mantenerse en la etapa de jubilación. La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) estima que cuatro de cada diez jóvenes nacidos entre 1985 y 2000, afrontará su vejez en condiciones de pobreza. 

Gabriela Barboza

Gabriela BarbozaRastreator.mx