¿Qué me pueden hacer los despachos de cobranza?

Por Gabriela Barboza › 11 de septiembre de 2020 › Tiempo de lectura estimado: 9 minutos Por Cura Deuda

¿Te sientes amenazado por la connotación violenta en la que se comunican los despachos de cobranza? Sigue la lectura y conoce qué sí y qué no están autorizadas para hacer estas instituciones con los deudores. 

Tal vez conoces a alguien o tú mismo, por diferentes motivos, estás metido en un problema serio de endeudamiento con algún banco, tienda departamental o financiera y ahora no te quitas de encima a los despachos de cobranza que te marcan a cualquier hora del día, todos los días. ¡Y no solo a ti, también a tus familiares y amigos!

Principales causas de endeudamiento según la Asociación de Bancos de México:

  • Ingresos disminuidos y desempleo. 
  • Emergencias médicas.
  • Pérdidas familiares.
  • Ofertas y falta de autocontrol.
  • Administración incorrecta de las finanzas personales

Si estuviste en algún escenario de los anteriores y tu situación actual con las deudas es tan seria que los despachos de cobranza te persiguen por todos lados, seguramente estarás preguntándote:

“¿Qué son a ciencia cierta estos despachos? ¿Qué pueden hacerme? ¿Debería preocuparme? ¿Está en riesgo mi libertad? ¿Se puede ir a prisión por no pagar las deudas?”

Primero que nada, y para tu tranquilidad, permíteme decirte que las deudas de carácter civil, que por ejemplo son los créditos y préstamos bancarios, no son motivo de prisión en caso de impago.

Pero vayamos más despacio, ¿qué son los despachos de cobranza?

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, Condusef, señala en su revista digital que un despacho de cobranza: 

“Actúa como intermediario entre tú (deudor) y la entidad financiera, con el propósito de requerir extrajudicialmente el pago de la deuda, así como negociar y reestructurar los créditos, préstamos o financiamientos con falta de pago”.

En otras palabras, son intermediarios entre instituciones bancarias y deudores. Ayudan a los bancos a negociar y reestructurar los créditos, préstamos o financiamientos de las personas que han dejado de pagar sus deudas.

Los despachos de cobranza, en México, son muy populares pues se han dado a conocer por los métodos y prácticas peculiares que llevan a cabo para exigir el pago de obligaciones a los deudores.  

Tal vez ya conozcas muchas de estas prácticas, y si no, aquí te enlistamos todo lo que pueden y no pueden hacer los despachos de cobranza, que dicho está de paso, muchas de sus prácticas están fuera del marco legal.

¿Qué NO pueden hacer los despachos de cobranza?

Para que sepas defenderte de estas instituciones y no seas una víctima más de sus abusos y malos tratos, acá te decimos qué es lo que no puede hacer cobranza.

 

  • No te pueden violentar: Los despachos de cobranza tienen prohibido amenazar, insultar, dañar la integridad del deudor o la de su familia. En caso de que hayas sufrido un abuso de este tipo, puedes acudir y presentar tu queja ante el Registro de Despachos (Redeco) de la Condusef.
  • No pueden cobrarle a terceros: Cobranza no puede marcarle a tus familiares, compañeros de trabajo o amigos para exigirles el pago de la deuda. La única persona con la que se pueden comunicar para exigirlo es con el deudor o titular del crédito, con la persona que firmó como aval o con el deudor solidario.
  • No pueden enviar escritos judiciales o hacerse pasar por autoridades del gobierno: Asimismo tampoco pueden amenazar al deudor con ir a la cárcel o enviar falsas notificaciones de embargo. 

 

 

 

 

Es preciso señalar que nadie puede ir a la cárcel por deudas de carácter civil y tampoco puede haber embargo de bienes antes de un juicio previo, proceso el cual implica mucho tiempo y dinero para la entidad financiera. 

 

  • No pueden establecer registros a los ya existentes: Esto quiere decir que los despachos de cobranza están inhabilitados para pegar rótulos, carteles o letreros donde se expongan tus deudas y el monto al que ascienden. Si has sido víctima de esta práctica puedes quejarte ante la Redeco.
  • No pueden recibir dinero de tu deuda: Esto es muy importante porque han surgido muchos casos relacionados. Entonces, reiteramos: cobranza no puede recibir el pago del adeudo. 

 

Ellos solo fungen como intermediarios, es todo. Al final, el trato que tú harás será con la institución con la que tienes tu deuda, no con el despacho. 

Muchas personas le han pagado a los despachos de cobranza y se dan cuenta, al consultar el Buró de Crédito, que su deuda no ha dejado de crecer y mucho menos ha sido liquidada.      

Si sufres, has sufrido o conoces alguna víctima de los abusos de los despachos de cobranza, puedes acercarte a la Redeco. Este organismo se encarga de recibir, evaluar y dar respuesta a todas las quejas emitidas por los deudores. 

Ahora que ya sabes todo lo que no pueden hacer los despachos de cobranza  y antes de pasar a lo que sí pueden hacer, te dejamos una serie de recomendaciones que debes tomar para protegerte y evitar abusos desde el primer contacto:

  1. Para personas morales, se exige el nombre, denominación o razón social del despacho de cobranza y de la persona encargada.
  2. Para personas físicas, solicita el domicilio, número telefónico y nombre de las personas responsables.
  3. Para evitar fraudes, pide el nombre de la entidad financiera que te otorgó el crédito, préstamo o financiamiento.
  4. Pídeles el contrato u operación motivo de la deuda en que se basa la acción de cobranza.
  5. Asegúrate de que se te proporcione el monto del adeudo y la fecha del cálculo, así como las condiciones para liquidar.
  6. Que no se te olvide solicitar el domicilio, correo electrónico y número telefónico de la unidad administrativa que recibirá las quejas por malas prácticas de cobranza.

¿Qué es lo que sí pueden hacer los despachos de cobranza?

Aquí, exponemos las condiciones que tienen los despachos de cobranza para realizar el trabajo de cobro, negociación o reestructuración de los créditos, préstamos o financiamientos.

  1. Informar al deudor sobre su situación conforme la norma: Toda llamada de cobranza debe realizarse en tono cordial, con respeto y con previa identificación del representante de cobranza. El horario permitido es de 7 de la mañana a 10 de la noche. Si no estás disponible tienen la opción de dejar un recado con los datos para que puedas comunicarte después.  En el momento de comunicarse contigo, el representante de cobranza debe dejar en claro para qué despacho trabaja, así como la institución que representa.
  2. Documentar: El despacho está facultado para documentar por escrito el acuerdo de pago, negociación o reestructuración de las deudas, indicando los términos y condiciones que permitan identificar la oferta, el descuento, la condonación o la quita.
  3. Cobranza administrativa: Se da en la etapa de 1 a 90 días de mora. La entidad busca al deudor y trata de obtener el cumplimiento.
  4. Cobranza extrajudicial: Se da en un plazo de 91 a 120 días de deuda vencida. El despacho buscará la recuperación total del crédito. En esta etapa se te informa que, de no lograr una solución, podría turnarse a un departamento legal.
  5. Claridad: Cobranza debe informarte de tu situación y señalar el importe a pagar. Asimismo debe desglosar el monto de la deuda, los intereses ordinarios, moratorios y cualquier otro costo relacionado a la deuda. Del mismo modo deben especificar si así se finiquita el adeudo o si solo se cubre una parte.

También deben señalar el número de cuenta de la entidad financiera en el que se realizará el pago de la deuda, con referencia al número de crédito del que se trate.

¿Qué hacer ante los despachos de cobranza?

Lo primero es no temerles y hacer contacto con ellos para conocer la situación de tu deuda y las alternativas que tienes para liquidarla. 

Si te rehúsas a contestar las llamadas o no atiendes los avisos que te dejan, los despachos lo tomarán como una negativa de pago. ¡Por eso la importancia de contestarles y escucharlos. 

¡No te niegues a pagar! Déjales muy en claro que estás consciente de tu deuda y que estás dispuesto a pagar tu obligación pendiente. No obstante, también se vale hacerles ver que la situación contractual no te lo permite como ellos solicitan. 

Será entonces cuando podrás recibir una reestructuración de tu deuda, es decir, te harán un plan de pagos fijos a diferente tasa de interés para que liquides de forma más fácil. 

Otra opción, cuando la situación es crítica y no te alcanza ni para el mínimo, es acudir a una Reparadora de Crédito. 

Instituciones como Cura Deuda ayudan a personas con niveles graves de endeudamiento para que liquiden sus obligaciones de forma amigable con su bolsillo, en todo sentido y en todo momento. 

¿Por qué? Porque Cura Deuda opera con un programa de liquidación de adeudos con el cual el deudor podrá saldar su obligación hasta con 90% de descuento y bajo un plan de ahorro personalizado, con base en su situación económica actual.      

 Haz click aquí y recibe asesoría para salir de deudas grandes. 

Cabe mencionar que las Reparadoras de Crédito deben verse como un servicio que no es para todos, es solo para quienes en verdad lo necesitan. Estas empresas no van a ayudarte si vas al corriente y solo quieres deshacerte de tu deuda a menor costo.

Entonces, como ya vimos, si adquiriste una deuda y no te fue posible pagar en tiempo y forma, lo mejor es regularizarse o acudir a una Reparadora de Crédito.

Si las llamadas de cobranza ya han comenzado, tranquilo, no te dejes atemorizar. Pregunta las condiciones de tu deuda y considera las diferentes posibilidades para liquidar.

Toma la opción que mejor se adapte a tus posibilidades y determina si estás en condiciones de cumplirla. Si en el proceso notas algo fuera de lo normal, ¡repórtalo! Aún si tienes una deuda muy grande se deben respetar tus derechos como deudor.

Gabriela Barboza

Gabriela BarbozaRastreator.mx