¿Cómo tramitar un crédito Infonavit sin estar casado?

Por Elizabeth Prado › 22 de junio de 2020 › Tiempo de lectura estimado: 4 minutos “Unamos créditos” es una opción del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda (Infonavit) para que dos personas junten sus subcuentas de vivienda y así adquirir una propiedad. Desde febrero de 2020, cualquier pareja de amigos, hermanos, padres e hijos, o personas con una relación sentimental y que no estén casados, pueden solicitar un préstamo Infonavit de manera conjunta.

Anteriormente, el Instituto solo permitía que dos personas con relación jurídica conyugal pudieran juntar las subcuentas para la vivienda con el objetivo de comprar una casa. El esquema “Unamos créditos” otorga préstamos de hasta 3.6 millones de pesos, ya sea con amigos, familiares o parejas en concubinato, ambos interesados deben cumplir con los siguientes requisitos:

  • Tener 116 puntos de precalificación en sus subcuentas individuales.
  • Estar activos, es decir, tener un empleo formal.

Con estos requerimientos, el Instituto podrá otorgar el préstamo. Las dos personas estarán en un esquema de copropiedad, lo que quiere decir que si uno de los dos fallece, el Seguro de Vida asume la parte proporcional del préstamo y quien sobrevive seguirá pagando su porcentaje de financiamiento.

Unamos Créditos Infonavit es parte del Programa Nacional de Vivienda 2019-2024 

En 2019 se dio a conocer el Programa Nacional de Vivienda (PNV) del Infonavit, en el que se estableció que el principal objetivo es brindar oportunidades para que todos los mexicanos accedan a vivienda digna, especialmente los grupos vulnerables.

De acuerdo con Carlos Martínez Velázquez, director general de Infonavit, por primera vez el programa se atañe a los siete elementos establecidos por ONU-Hábitat para la vivienda adecuada, los cuales son:

  1. Seguridad de la tenencia.
  2. Disponibilidad de servicios, materiales, instalaciones e infraestructura.
  3. Asequibilidad.
  4. Habitabilidad.
  5. Accesibilidad.
  6. Ubicación.
  7. Adecuación cultural.

Así el Instituto busca ampliar las posibilidades para que los trabajadores adquieran una vivienda, construyan en terreno propio o junten créditos con familiares, amigos, pareja o vecinos.

Créditos mancomunados bancarios, otra opción para adquirir una casa

Por otro lado, las instituciones bancarias privadas también ofrecen opciones para adquirir una vivienda de manera conjunta, sin necesariamente estar casados.

Los créditos mancomunados no requieren de un Acta de Matrimonio, por lo que se puede solicitar con amigos o familiares. Bajo este esquema una de las personas queda como acreditado (titular del préstamo), generalmente quien más ingresos recibe, y la otra como obligado solidario. El acreditado es el responsable de hacer los pagos directos y la otra parte será quien responda ante el incumplimiento del titular. En cuanto a la propiedad, los dos involucrados serán dueños en partes proporcionales.

¿Qué significa adquirir una vivienda en copropiedad?

Ya sea que se compré una casa con el programa Unamos Créditos o de manera privada con un banco, la copropiedad implica que las dos partes adquieren derechos de propiedad sobre el inmueble.

Así, “la copropiedad es el derecho de propiedad sobre el inmueble, dividido en partes proporcionales conforme al número de acreditados que participen en el otorgamiento del crédito. Los dos serán dueños del inmueble en la parte proporcional de participación de su crédito y reciben el nombre de copropietarios” según Infonavit.

Por otro lado, los expertos aconsejan que, en dado caso que se adquiera un compromiso financiero con personas que no tengan relación sanguínea o jurídica, se haga la firma de un contrato donde se reconozca la aportación de ambas personas al préstamo, otros gastos relacionados con la vivienda y la división del inmueble de acuerdo con los porcentajes acordados.

Consejos para solicitar un crédito hipotecario mancomunado

Un préstamo hipotecario es una excelente opción para hacerse de un patrimonio. Los créditos mancomunados permiten acceder a propiedades de mayor valor, con características que ambos desean, entre otras cuestiones; pero también es un compromiso a largo plazo que debe reflexionarse antes de adquirirlo. Por ello, se aconseja lo siguiente:

Analizar que se deben cubrir los gastos de conservación de la vivienda que se compró en conjunto, también ambas partes son responsables de dividir los pagos de predio, agua y demás servicios que requieran para el buen funcionamiento.

En caso de querer hacer alguna mejora a la vivienda, considerar que se tendrá que contar con el consentimiento del copropietario, pues ambos son dueños de una parte proporcional.

Antes de comprar una vivienda, es importante aclarar cualquier duda sobre qué es la copropiedad, cuáles son los derechos y obligaciones que se adquieren al comprar bajo esta figura.

Finalmente, un consejo de los expertos en finanzas es si se opta por una hipoteca mancomunada se consoliden los ingresos, es decir, que se compruebe el flujo de capital sin importar su régimen fiscal. Ya sea que ambos sean asalariados, uno independiente y otro asalariado o los dos independientes, para poder tener una mayor capacidad de pago.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx