A unos meses del 19S, ¬Ņcu√°l es la lecci√≥n aprendida?

Por Elizabeth Prado ‚Äļ 27 de febrero de 2018 ‚Äļ Tiempo de lectura estimado: 3 minutos A casi cinco meses del fat√≠dico sismo que cimbro a tres estados de la Rep√ļblica Mexicana, los damnificados siguen esperando respuesta del gobierno y las aseguradoras.¬† Se estima que s√≥lo entre el 20% y 25% de las viviendas cuentan con un seguro de hogar que amparaba los perjuicios que pudieran sucederle o la deuda del cr√©dito hipotecario. Es decir que s√≥lo 2 de cada 10 hogares podr√° enfrentar los gastos del sismo con un respaldo financiero; mientras el resto tendr√° que encarar con sus propios recursos los da√Īos o en el escenario esperanzador, con ayuda del gobierno.

La solución propuesta por el gobierno mexicano es otorgar créditos hipotecarios con una tasa de interés preferencial para los afectados. No obstante, en su mayoría los perjudicados son adultos mayores que no pueden hacer frente a un gasto como ese. Una cultura de aseguramiento solidificada en el país hubiera prevenido que cientos de familias se hubieran quedado sin propiedad

¬ŅPor qu√© contratar un seguro?

Se piensa que las posibilidades de que ocurra una catástrofe son mínimas, por lo que pensamos que contratar un seguro pueda ser algo necesario en muchas ocasiones. Sin embargo, el sismo del pasado 19 de septiembre demostró que es más caro no contar con una póliza cuando se necesita que tenerla como respaldo ante cualquier situación.

La ignorancia o la poca previsión han dejado devastado al país, resultando en miles de damnificados viviendo en campamentos improvisados y sin un patrimonio o con la lamentable pérdida de un ser querido. Un Seguro de Hogar, Auto, Vida o Gastos Médicos brinda la posibilidad de encarar avante una situación como esta.

La cat√°strofe del a√Īo pasado dejo a cientos de hogares perdidos, mexicanos con alguna incapacidad para enfrentarse a la vida o la falta de alg√ļn ser querido. Con ello, la lecci√≥n que dej√≥ el fat√≠dico episodio es que contar con un respaldo financiero como una p√≥liza marca la diferencia entre perderlo todo o recuperar los bienes materiales.

¬ŅC√≥mo respondieron las aseguradoras?

La magnitud del da√Īo y lentitud con la que actu√≥ el gobierno para hacer dict√°menes de los da√Īos a las viviendas sobrepasaron la capacidad de respuesta de las compa√Ī√≠as de seguros. Hasta el momento, a√ļn hay¬† muchos hogares en espera de los reportes otorgados por los Directores Responsables de Obra de la Ciudad de M√©xico, por lo que las aseguradoras no pueden actuar ante tal omisi√≥n. Adem√°s de las malas regulaciones a las edificaciones en la Ciudad de M√©xico, provocaron que el riesgo de aseguramiento fuera agravado e ignorado por las empresas, lo que llev√≥ a muchas instituciones a enfrentarse a reclamos millonarios que les costaba solventar para miles de personas.

El director de la Asociaci√≥n Mexicana de Instituciones Financieras (AMIS), Recaredo Arias, destac√≥ que el terremoto de septiembre de 2017 evidencio la falta de estructura en los planes de cr√©ditos hipotecarios, por lo que la suma que recibir√°n los afectados no alcanzar√°n a cubrir los da√Īos o la reconstrucci√≥n de los hogares de las familias damnificadas. Es por esto, que la AMIS se ha dado a la tarea de trabajar en un manual de procedimientos para el aseguramiento de viviendas con cr√©ditos hipotecarios como una forma de proteger a los asegurados.

La Ley de Condominios de la Ciudad de México, establece que el seguro es obligatorio para edificios; sin embargo dado al poco conocimiento de los beneficios del seguro pocos cuentan con ello. Por ello, la AMIS también exhortó a las autoridades a trabajar conjuntamente para que las regulaciones para edificar se cumplan así como la obligatoriedad de las pólizas, con el objetivo de evitar otra situación como la que viven actualmente miles de mexicanos.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx