Autos memorables de Erase una Vez en Hollywood

Por Mara Delgado 12 de septiembre de 2019 Tiempo de lectura estimado: 5 minutos Después de cuatro años Quentin Tarantino aparece de nuevo en la pantalla grande con la cinta Erase una vez en Hollywood, haciendo gala de su peculiar estilo, con historias cruzadas, humor negro y un cuidadoso trabajo de decoración y ambientación donde, como en todas sus películas, los vehículos adquieren gran presencia.

En esta película de crimen y misterio se hace una oda al viejo Hollywood en la Ciudad de Los Ángeles, alrededor de 1969, y también a los autos de los años sesenta. De acuerdo con Butcher Steven, encargado de la fotografía de los autos del largometraje, se utilizaron cerca de 2 mil vehículos antiguos para la producción de la película, desde los conducidos por los actores hasta los autos estacionados en restaurantes, lotes de película y los que pasaron por los bulevares de Los Ángeles. Sin embargo, en pantalla aparecieron entre 300 y 500 automóviles. Entre ellos destacan:

1966 Cadillac Coupe DeVille

Es el auto protagonista de la película conducido por Cliff Booth (Brad Pitt), pero que es propiedad de Rick Dalton (Leonardo Dicaprio), estrella de un viejo show de televisión. Gran parte del largometraje se desarrolla siguiendo el recorrido de este vehículo, pues Cliff viaja por la ciudad californiana en busca de una nueva oportunidad de trabajo, hasta encontrarse con una comunidad hippie que desencadena el clímax de la película.

El Cadillac representa un ícono del cine hollywoodense de los años 50 y 60, es símbolo del sueño americano al ser un auto de lujo y que era adquirido por aquellos que podían cambiar sus autos cada dos o tres años. Por lo que expertos en automovilismo como Raph Tripp suponen que el personaje está muy próximo a tener un auto nuevo. 

Esta versión del Cadillac ya había aparecido previamente en el éxito del director Reservoir Dogs en 1992, en donde el coupé es conducido por el Personaje Mr. Blonde, interpretado por Michael Madsen.

Tarantino inicialmente quería que Dalton fuera propietario de un Cadillac ‘59 convertible pero eso hubiera reducido el presupuesto de la producción, además el encargado de fotografía señaló a Quentin que ningún actor de Hollywood habría conducido ese vehículo en 1969. Sin embargo, en un flash back narrado por Cliff Booth se muestra que Dalton tenía un Cadillac de este modelo.

Volkswagen Karmann Ghia 1964

Se dice que este auto fue incluido en la película porque Tarantino lo recuerda con cariño en su infancia en Los Ángeles. En la cinta, es el auto de Cliff Blooth, el cual aparece mientras éste pesca y mientras Blooth realiza una maniobra al volante. El vehículo tuvo una vida de producción larga de 1955 a 1974, era económico de mantener y barato de fabricar para Volkswagen. Este modelo también aparece en Kill Bill Vol. 2 conducido por Uma Thurman.

MG TD 1950-1953

En la trama hay personajes de la vida real como el director Roman Polanski y su esposa la actriz Sharon Tate, quienes viajan en un descapotable británico de la posguerra hacia al trágico destino de Tate en manos de los asesinos Manson. Este auto se produjo por primera vez en 1936 y se vendieron aproximadamente 30 mil unidades. Fue muy popular entre la sociedad estadounidense de los sesenta como resultado de una ola de gusto por lo inglés.

Sedán Ford Galaxie

Se trata del auto de la secta Manson,que  aparece cuando la pandilla de hippies entra a Cielo Drive, lugar de residencia de Rick Dalton y de Sharon Tate. El vehículo fue adaptado a la apariencia del usado por los asesinos reales de este crimen, con la pintura muy desgastada dejando a relucir los principales materiales de fabricación de la carrocería de éste Ford, y el modelo se caracterizó por tener acero inoxidable y cromo. Un dato curioso es que el auto real se encuentra en un museo.

El Ford Galaxie, fue uno de los primeros autos en introducir el freno de estacionamiento por pedal, con una liberación manual debajo del tablero. Y se le podía agregar de manera adicional con cinturones y cerraduras de seguridad a prueba niños en las puertas traseras. Ford vendió 183.108 sedanes Galaxie para el modelo 1959.

Porsche 911

Es considerado como uno de los mejores deportivos que se han fabricado en la historia por combinar un diseño elegante con la capacidad de poder correr a gran velocidad; las primeras versiones de los años sesenta alcanzaban hasta 210 kilómetros. Porsche ha vendido más de un millón de unidades, hasta el 2009 año en que dejó de fabricarse. En Érase una vez en en Hollywood el auto es propiedad de la actriz Sharon Tate (Margot Robbie), y en un par de escenas se le ve conduciendo y también estacionado fuera de su casa.

Sedán Lincoln Continental

Aparece durante una divertida escena donde Cliff Blooth le da una paliza al famoso Bruce Lee y termina arrojándolo contra este automóvil en color azul de Huron, aboyando su carrocería. El Lincoln de cuarta generación es recordado por ser el vehículo en el que viajaba el presidente Kennedy cuando lo asesinaron; sin embargo, también se hizo fama al posicionarse como rival del Cadillac y tener las dimensiones más grandes que habría fabricado la industria automotriz de los años sesenta, y que contaba con un motor grande de ocho cilindros, un diseño funcional y novedoso. Y al igual que Cadillac desde entonces hasta la fecha es un auto de gama alta.

Otros vehículos que aparecen en el filme

En el largometraje se ven también vehículos como el Pontiac Firebird 68, conducido por Sharon Tate embarazada cuando viaja hacia el restaurante mexicano El Coyote; el Corvette Stingray 1969, en la apertura de la mansión Playboy West de Hefner o el Fiat 850 Sport Coupe, que aparece en las penúltimas escenas.

Sin duda hay muchos otros autos que han hecho historia en las películas de Tarantino como el Chevrolet Nova de 1974 en Pulp Fiction, el Chevrolet C-2500 Crew Cab Silverado en Kill Bill vol. 1, el Pontiac LeMeans en Reservoir Dogs, Mercedes-Benz SL en la cinta Jackie Brown y el Ford Mustang Grande en Death Proof.

Mara Delgado

Mara DelgadoRastreator.mx