¿Se puede reunificar una deuda en un único crédito?

Por Gabriela Barboza 24 de febrero de 2021 Tiempo de lectura estimado: 6 minutos De acuerdo con la  Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el 55% de la población pide un crédito para pagar deudas y cubrir necesidades básicas. Y esta reestructuración es una de las más populares.

Se llama también consolidación de deudas y es solicitada por algunas personas con una situación económica complicada, en la cual se le han juntado varias deudas como obligaciones con la tarjeta de crédito, crédito hipotecario, automotriz o por un préstamo personal.

De acuerdo con BBVA, una de sus ventajas es que se aminoran las obligaciones de pago de cada mes porque se unifican en un único préstamo y crédito. Sólo que para lograrlo tienen que solicitar un nuevo préstamo en el que se reunifican dichas deudas y según  expertos, aminoran el pago.

¿Cuáles son las ventajas de unificar todas las deudas en un préstamo?

De acuerdo con Kubo Financiero, el cliente tendrá mayor visibilidad y control de sus créditos, y en algunas empresas, el capital que resta de la deuda (saldo insoluto) puede disminuir en cuanto a la tasa que el deudor paga siempre y cuando cumpla con los pagos.

Algunas otras instituciones financieras permiten adelantar el plazo para terminar de pagar la deuda lo más rápido posible, y al extenderse el periodo de los créditos, el cliente tendrá mayor liquidez.

¿Realmente es conveniente reunificar todas las deudas en una sola?

La consolidación de deudas se ofrece a unos cuantos clientes, no cualquier usuario puede acceder a esta opción, ya que las instituciones financieras tendrán que analizar cada caso.

Por otro lado, al aceptar la unificación de deudas, el periodo de pago aumenta y en algunas ocasiones incrementan los pagos por intereses, en consecuencia, la cantidad final a desembolsar será mucho mayor.

Cabe señalar que la reestructuración de las deudas tiene un costo, porque se deben solventar gastos por comisiones de cancelación y penalización de pago anticipado. En caso de las hipotecas, se deberá pagar, además de la cancelación, el pago por gastos de notario y otros impuestos.

¿Cómo solicitar una reunificación de deudas?

Si el cliente cuenta con varios créditos en la misma institución bancaria, se puede preguntar directamente a la entidad y ellos verificarán el caso.

Por otro lado, existen reparadoras de crédito o entidades de préstamos personales que se encargan de dar seguimiento. Algunas de estas empresas son: Kubo Financiero, Yo te presto, Cura deuda y más.

Antes de solicitar ayuda o un préstamo a este tipo de entidades, es necesario revisar que sean legales, y esto se puede saber en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) de la  Comisión Nacional para Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).  Una entidad prestamista jamás solicitará dinero por adelantado para ofrecer el crédito.

Consejos antes de solicitar una consolidación de deudas

De acuerdo con Condusef es importante realizar un presupuesto, ya que de esta manera se reconocerá con mayor precisión cuál es la capacidad de pago.

Para realizar un presupuesto es importante registrar ingresos fijos y variables, así como los gastos, incluyendo los llamados hormiga. Al identificar los gastos se conoce con cuáles se pueden prescindir. Por ejemplo, quizá no sea necesario pagar varias suscripciones de música o de películas.

Por otro lado, a la hora de hacer la negociación, primero se debe acudir con la institución financiera con la que se tenga deudas; en última opción serán las que se dedican a consolidarlas.

Y antes de unificar los préstamos, es necesario asegurarse que la tasa de interés sea más baja, porque podría pasar que la tasa podría ser menor si se pagan las deudas por separado.

Alternativas para pagar deudas

La consolidación es una opción de tantas. Según Condusef, lo mejor es no pedir un préstamo para saldar otras deudas, ya que se hará más grande. Debido a ello, pueden servir otras formas de reestructuración que, cabe mencionar, se recomiendan para deudas de cualquier capital con hasta tres meses de atraso. Algunas de estas son:

  • Extender el plazo de pago: pedir un pago menor cada mes a la entidad financiera, aunque la tasa pueda aumentar.
  • Pedir un plan de pagos fijos: se pacta un monto específico para pagar y se reducen los intereses.
  • Quita: la entidad financiera con la que se tiene una deuda ofrece un descuento sobre la cantidad que se debe. Cabe señalar que esta opción provoca que la puntuación del historial crediticio se vea afectada, y que se pueda solicitar otro crédito después de seis años.
  • Crédito liquidez: poner una propiedad como garantía para obtener un crédito para saldar todas las deudas y quedarse con una sola. Esta opción si causa IVA a los intereses, debe ser una decisión bien evaluada porque el patrimonio queda en juego.
  • Casa de empeño: una forma rápida de contar con un monto de dinero por algún bien que se ponga en prenda. En esta opción se debe revisar que la casa de empeño sea legal y segura, también comparar CAT y Tasas de Interés. Ante cualquier reclamo se tiene que levantar una denuncia en Profeco.

Cuando la deuda sea por un crédito hipotecario, se puede hacer uso del seguro de desempleo que la mayoría de las entidades financieras solicitan para otorgar el crédito. Es de considerar que este seguro rechaza la indemnización al asegurado en caso de renuncia voluntaria.

Si la pérdida de empleo fue a causa de la pandemia del coronavirus, el Gobiernos Federal así como el de la Ciudad de México, lanzó varios programas de ayuda, como los siguientes:

  • Seguro de desempleo: apoyo mensual de $2,641.15 hasta por tres meses, y reinserción laboral mediante capacitación.
  • Financiamiento para mujeres emprendedoras: crédito para la consolidación de micronegocios a mujeres empresarias.
  • Tandas del bienestar: para comerciantes y microempresarios con un negocio de más de seis meses operando.

Cabe mencionar que al inicio de la pandemia, algunos bancos iniciaron programas para aplazar pagos de diversos créditos ofreciendo plazos de gracia de hasta seis meses sin afectar historiales de crédito. Sin embargo, algunos de estos programas tenían como condicionante que el deudor tendría que estar al corriente en febrero del 2021.

Actualmente, algunos bancos podrían seguir apoyando, y es por ello que se aconseja acercarse a la institución bancaria para conocer no sólo esquemas de consolidación, sino programas de diferimiento de pagos.

Gabriela Barboza

Gabriela BarbozaRastreator.mx