Seguros con más fraudes en México son Vida, Médicos e Incendio

Por Elizabeth Prado ‚Äļ 30 de agosto de 2019 ‚Äļ Tiempo de lectura estimado: 4 minutos De acuerdo con la Asociaci√≥n Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), las aseguradoras son v√≠ctimas de fraude con m√°s frecuencia de la que se podr√≠a pensar. Recaredo Arias, director general de AMIS, ha declarado que se detectan entre 300 y 400 casos de reclamaciones fraudulentas al a√Īo en los ramos de Vida, Gastos M√©dicos y Da√Īos, espec√≠ficamente en los siniestros de incendio.

 

Seg√ļn la opini√≥n de los expertos hay dos tipos de fraude a las aseguradoras: el blando y el duro. El primero es el que com√ļnmente cometen las personas que mienten al seguro para contratarlo a un precio menor o, en caso de los seguros m√©dicos y de vida, sean candidatos a pesar que presenten padecimientos que son exclusiones.

El segundo es cuando los defraudadores mienten a la aseguradora con tal de cobrar la póliza fingiendo accidentes, lesiones, robos, incendios o pérdidas graves, en algunas ocasiones la dimensión del delito termina provocando tragedias que pueden resultar irreparables.

En los √ļltimos a√Īos, el enga√Īo a las instituciones de seguros se ha vuelto una pr√°ctica frecuente. De acuerdo con la misma AMIS se estima que el 10% del pago de siniestros son fraudes, esto se traduce en p√©rdidas monetarias de m√°s de 13 mil millones de pesos. Los especialistas afirman que las aseguradoras son vulnerables a estos delitos, pues a√ļn no hay mecanismos suficientemente desarrollados para evitar el enga√Īo en p√≥lizas. A pesar de la crisis, la AMIS ha incentivado mejores pr√°cticas para combatir la contrataci√≥n, emisi√≥n y contabilizaci√≥n de un seguro o el cobro de un siniestro.

Modus operandi de los defraudadores

Seg√ļn declaraciones de Recaredo Arias, algunos de los casos que se detectaron fueron que las personas quieren cobrar el seguro de fallecimiento de varias personas, aun cuando √©stas no han muerto, de igual modo han suplantado cad√°veres o intentado cobrar el seguro de una persona que muri√≥ hace tiempo, incluso antes de contratar el seguro.

En cuanto a los seguros de gastos médicos, el fraude se da frecuentemente en las pólizas colectivas. Pues algunas veces los familiares del titular de la póliza se hacen pasar por éste o por quien se va a asegurar suplantando el nombre de otras personas.

En cuanto a los seguros de da√Īos, muchos negocios reclaman al seguro por el siniestro de incendio, cobrando un valor superior de la mercanc√≠a de la que realmente cuesta. Por ejemplo, se dio el caso de un empresario que reclamo la p√≥liza por incendio y declar√≥ la p√©rdida de prendas de alta costura y con un valor alto, cuando se hizo el peritaje la aseguradora tomo nota que solo hab√≠a retazos de tela y no exist√≠an tales prendas.

Las aseguradoras de auto también padecen fraude

En el ramo automotriz tambi√©n se dan fraudes frecuentes. Entre los enga√Īos m√°s comunes que se dan est√° la reclamaci√≥n de da√Īos que ya exist√≠an con anterioridad a un siniestro, indemnizaci√≥n por perjuicios con valor superior al que realmente es y proporcionar datos falsos.

El director general de la AMIS apunt√≥ que algunos conductores aseguran su carro en dos compa√Ī√≠as distintas y reclaman la reparaci√≥n de su coche por duplicado. La manera en la que se comete este delito es que el defraudador busca recrear o modificar el accidente con tal de cobrar la p√≥liza.

Algunas veces tambi√©n los ciudadanos proporcionan datos falsos como edad distinta, uso del auto diferente al estipulado en la p√≥liza o c√≥digo postal de circulaci√≥n diferente, por lo que cuando quieren hacer uso de su seguro, la compa√Ī√≠a invalida la p√≥liza y las partes entran en controversia.

Medidas para evitar fraude en los seguros

Hasta el momento, no se tiene un historial preciso del n√ļmero de enga√Īos que se cometen a las aseguradoras, pues en la mayor√≠a de los casos √©stas resuelven la controversia no indemnizando al defraudador.

A diferencia de los ciudadanos, quienes tienen mecanismos gubernamentales para entablar quejas contra las aseguradoras como la Comisi√≥n Nacional para la Protecci√≥n y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), las aseguradoras no cuentan con √©stas herramientas. Por lo que la recurrencia en estos delitos termina afectando m√°s a los asegurados honestos, pues la consecuencia inmediata es que las compa√Ī√≠as apliquen tarifas m√°s altas y mayores restricciones en las exclusiones de la p√≥liza.

Finalmente, y de acuerdo al departamento de Investigaci√≥n de Fraude y Asistencia en Litigios de la consultora Ernst & Young, es necesario combatir este tipo de il√≠citos por medio de procedimientos anal√≠ticos que permitan detectar comportamientos inusuales para detener el fraude. Tambi√©n recomienda automatizar los procesos para evitar que el error sea humano. Seg√ļn E&Y solo un porcentaje de las aseguradoras cuentan con un programa antifraude y el riesgo es inminente para estas entidades financieras.

Elizabeth Prado

Elizabeth PradoRastreator.mx