Tips de la Condusef para la prórroga que ofrecen los bancos por Coronavirus

Por Mara Delgado › 8 de abril de 2020 › Tiempo de lectura estimado: 5 minutos El coronavirus también trajo consigo una crisis económica que afecta los bolsillos de todos, por ello algunas instituciones bancarias se solidarizaron con sus cuentahabientes deudores para que puedan realizar el pago de sus créditos o servicios a plazos mayores a los establecidos antes de la crisis sanitaria. 

Bancos como Banorte aplazaron cuatro meses el pago de algunos créditos como la tarjeta de crédito, el crédito hipotecario, el crédito de nómina y de auto, credito personal, y tu crédito Pyme. 

Por otro lado, HSBC y Banco Sabadell ofrecieron un aplazamiento de crédito de hasta seis meses, entre otros beneficios como reducción de la cuota mensual o descuento por pago anticipado.

Otras instituciones que también otorgarán periodos de gracia de cuatro meses a sus clientes son BBVA, Santander y Scotiabank, para aquellos que hayan contratado créditos automotrices, hipotecarios, préstamos a PyMES, personales, de negocios y tarjetas de crédito.

Con base en información del Banco de México (Banxico), uno de cada dos mexicanos tiene deudas con tarjetas de crédito, hipotecas, créditos automotrices, personales o de nómina, ubicándose en primer lugar de morosidad en el mercado de tarjetas de crédito. 

Por lo que es muy probable que muchos de estos mexicanos sean golpeados por la crisis sanitaria y necesiten prórrogas para el pago de sus deudas con el banco.

Ante este panorama la Condusef emitió algunas recomendaciones para este proceso como:

Cada institución cuenta con plazos distintos

Entre las primeros aspectos a considerar se encuentran que cada institución financiera solicitará requisitos diferentes, por ejemplo, como se mencionó antes, los plazos cambian entre instituciones, algunas darán prórrogas de 4 meses y otras hasta de 12 meses, y  beneficios y descuentos también, incluso entre productos crediticios de una mismo banco.

Que los pagos estén al corriente

Banco Sabadell, por ejemplo, pide que los cuentahabientes de los plazos de 6 a 12 meses serán aquellos que tengan al corriente sus pagos, pero algunas otras instituciones financieras solicitan que solo se tengan ciertas mensualidades pagadas del crédito en cuestión 

Acreditación de la afectación

Los bancos no aceptarán cualquier solicitud de los usuarios, solo se atenderán las que acrediten alguna afectación directa por la epidemia  de COVID-19. Además, según las declaraciones de la Condusef ningún banco está obligado a realizar dichas prórroga.

La prórroga no afectará el historial crediticio

Los usuarios afectados que necesiten aplazar sus pagos no serán reportados al Buró de Crédito por créditos vencidos, de acuerdo con la Condusef.

Los intereses seguirán

El usuario debe poner atención en que el saldo que no se pague seguirá generando intereses, por lo que es importante que trate de liquidar lo más pronto posible y que se plantee si realmente necesita realizar una restructuración del crédito.

Antes de aceptar la prórroga preguntar:

  • ¿Cuánto se va a pagar después de que termine el plazo?
  • ¿La mensualidad que se estaba pagando va a aumentar o disminuir?
  • ¿La tasa de interés va a cambiar?
  • Si se trata de una tarjeta de crédito ¿Al renovar o reestructurar el contrato se dispondrá de crédito nuevo o ya no?
  • ¿El banco entregará algún documento o recibo donde se dé constancia de la reestructuración de los plazos?
  • ¿Se pueden realizar pagos anticipados?

Tipos de crédito que solicitan los mexicanos

El tipo de crédito que más solicitan los mexicanos es el de nómina, seguido del automotriz, créditos personales y finalmente el de tarjetas de crédito pagando tasas de interés que van del 9% hasta el 100% anual. El tipo de financiamiento en que son más puntuales los connacionales es el de nómina, en contraste con las tarjetas de crédito que tienen más morosos.

Según Banxico las tarjetas de crédito en México acaparan 39.2% de la cartera de consumo, lo que representa un aumento de 0.6% en términos anuales; el crédito a la vivienda registró un incremento anual de 4.8% y los créditos de nómina crecieron 1.8% mientras que los créditos personales decrecieron 0.4%.

Además se tiene contabilizado un total de 25 mil 7 millones de tarjetas de crédito, siendo los líderes Citibanamex y BBVA, y la mayoría de éstas utiliza programas de compra con promociones a meses y con o sin intereses.

Por otro lado, los usuarios presentan en segundo lugar problemas con sus créditos personales, pues es el segundo tipo de crédito con más índice de morosidad, con 15,2%.

¿Qué se debe tener en cuenta antes de endeudarse?

Por su parte, la Condusef recomienda que antes de contratar cualquier crédito se haga un ejercicio sensato en donde se calcule la capacidad de endeudamiento personal. Una forma de hacerlo es restarle al ingreso mensual el gasto que se destina a deudas y al ahorro mensual. La cantidad que se obtenga será la capacidad de endeudamiento

Asimismo, recomienda el uso de comparadores online de los productos financieros donde se puede contrastar el Costo Anual Total (CAT), un indicador que mide en términos porcentuales qué tan caro es un crédito, asimismo las tasas de interés, las comisiones, las primas de seguros, incluso otros aspectos como la garantía exigida, periodicidad o frecuencia de pago.

Mara Delgado

Mara DelgadoRastreator.mx