¿Cuáles son las diferencias entre un crédito y un préstamo personal?

Por Mara Delgado › 3 de junio de 2020 › Tiempo de lectura estimado: 9 minutos A lo largo de la vida existen muchas situaciones por las que una persona pueden necesitar ayuda de un financiamiento, ya sea para adquirir un auto, una casa, emprender un negocio, pagar una operación de emergencia, unas vacaciones o simplemente para realizar un pago de dinero elevado que en ese momento no puede realizar con dinero propio.

Por lo anterior, es importante que todas las personas conozcan los productos de financiamiento que existen en el mercado, para qué sirven y qué instituciones los ofrecen. Hay diferentes tipos de financiación: hipotecas, tarjetas de crédito, créditos, préstamos, entre otros.

Aunque cabe destacar que, a falta de cultura financiera, en la vida diaria las personas se suelen confundir productos financiamiento que son muy comunes entre la población y tratar como sinónimos un crédito y un préstamo, cuando ambos tienen diferencias sustanciales. Debido a su popularidad, es indispensable tener claro las ventajas y desventajas que estos dos productos ofrecen para poder tomar la mejor decisión al momento de pedir dinero a una persona o una institución bancaria.

En primer lugar las personas deben diferenciar entre lo que es un préstamo personal y un crédito:

¿Qué es un préstamo personal?

Es una operación financiera en la que una persona o una entidad financiera (prestamista) entrega en una sola exhibición una cantidad fija de dinero a otra persona (prestatario) al principio de la operación con la condición de que el prestatario devuelva esa cantidad de dinero junto con los intereses pactados en un plazo determinado. Se le llama personal porque en éste tipo de préstamo la entidad financiera no suele pedir una garantía para el recobro de la cantidad prestada.

Algunas de las características particulares de los préstamos son:

  • No comprometen de forma particular ningún bien en concreto.
  • La cantidad prestada no suele ser elevada.
  • Los prestadores requieren estudiar el uso que se le dará al dinero prestado para aceptar la solicitud del préstamo, sobre todo si se prestará una cantidad grande de dinero.
  • Pueden ser solicitados por una persona física o moral y principalmente son los bancos los que son los prestamistas.
  • Suelen concederse para financiar la adquisición de un bien o servicio concreto: un coche, unos estudios, una remodelación de una casa, una casa, etc. de alto valor.
  • Se da la cantidad monetaria al inicio de la operación.
  • Las cuotas pactadas con el prestamista son las mismas durante toda la vida del préstamo. Cada cuota devuelta incluye una parte de devolución del dinero prestado y una parte de intereses. Esto quedará establecido en un contrato.
  • Los períodos en que se debe liquidar el préstamo, conocidos como plazos de amortización, son periodos de tiempo largos, pero eso dependerá de la cuantía solicitada.
  • Los intereses se aplican a la totalidad del importe prestado.
  • Pueden existir comisiones adicionales a los intereses. Algunas de estas se aplican por estudio de solvencia, apertura, gestión o cancelación anticipada. Además, son más elevadas que las de los créditos.
  • Cuando se quieren cambiar plazos o la cantidad de dinero solicitada se tiene que pagar una cantidad extra por nuevas comisiones.

¿Qué es un crédito?

Lo ofrecen por lo general entidades bancarias y consiste en ofrecer una suma de dinero durante un periodo de tiempo. También se le conoce como línea de crédito. Una de sus particularidades es que no se entrega la cantidad total bancaria solo al inicio de la operación, sino que se puede disponer del monto según las necesidades del cliente, utilizando una cuenta o una tarjeta bancaria. Además, los intereses solo se pagan por el dinero que se llegue a utilizar de la línea de crédito, no por la totalidad del dinero dispuesto a crédito.

La devolución del dinero también la decide el cliente durante el plazo en que contrató el crédito, es decir, durante el tiempo de vida del crédito puede devolver las cantidades que considere oportunas pero siempre con un interés, según la entidad bancaria y el tipo de crédito que haya contratado. El crédito que devuelva regresará a estar a su disposición hasta el día en que termina el contrato.

Entre sus características más distintivas se deben resaltar:

  • Se piden intereses según el importe del que se disponga.
  • Se cobra una comisión mínima sobre el saldo no utilizado.
  • Suelen usarse para gastos menores a los préstamos.
  • Para obtener uno, no se necesita explicar para qué se necesita el financiamiento.
  • La cantidad monetaria utilizada se debe reintegrar parcial o totalmente antes de que el contrato se caduque.
  • Los plazos de pago son cortos.
  • Los intereses aplican únicamente sobre la cantidad de dinero que se dispone.
  • Se puede disponer del crédito mediante el uso de una tarjeta, a través de una cuenta corriente que se domicilie o cheques, entre otras formas.
  • Un crédito se puede renovar o ampliar su plazo de forma sencilla. Por lo general las tarjetas de crédito se renuevan de forma automática.
  • Debido a las flexibilidades para pagar, los intereses son mayores respecto a un préstamo como consecuencia de la flexibilidad.

Cabe mencionar que existen diferentes tipos de créditos en México: crédito de nómina, hipotecario, empresarial y automotriz.

Comparativa de las características básicas entre un crédito y un préstamo personal

  • En un préstamo se entrega al cliente el importe total pactado en el momento inicial. En cambio, en la línea de crédito, se puede disponer de la entidad bancaria que se requiera en cualquier momento, o sea una parte o toda la línea de crédito, según la necesidad del cliente.
  • En los préstamos se pagan los intereses desde que se entrega el capital, pero en los créditos se abonan los intereses hasta que se disponga cierta cantidad de dinero, según como lo requiera el cliente. 
  • Los préstamos deben liquidarse en el plazo pactado en el contrato, mientras que una línea de crédito se puede renovar varias veces a su vencimiento.
  • Los intereses son más altos en los créditos que en los préstamos.
  • Los plazos para pagar son más cortos en un crédito que en un préstamo.

Préstamo o crédito ¿Cuál es más conveniente?

En ambos casos es hacer una evaluación cuidadosa de las características de cada producto de financiamiento así como tener claro para qué se necesita, el monto que se requiere y las posibilidades reales para poder liquidar.

Para saber cuál es el más conveniente se puede tomar en cuenta que las líneas de crédito son más utilizadas por las personas físicas, al igual que por las pequeñas y medianas empresas para hacer pagos pequeños o cubrir necesidades de liquidez en momentos puntuales.

En cambio los préstamos suelen solicitarse para adquirir bienes de alto valor (por ejemplo, una casa, un vehículo, etc) o para financiación de necesidades de capital a largo plazo o la puesta en marcha de una inversión.

Consejos para antes de pedir un crédito o un préstamo

Con base en la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) los mexicanos deben tener cautela antes de contratar un préstamo o un crédito. Sobre todo cuando se trata de préstamos personales porque según las cifras publicadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, un amplio número de personas han tenido problemas para liquidar su compromisos en este tipo de esquema de pago en los últimos años. Posiblemente derivados de insuficiencia de ingresos o de sobreendeudamientos de las familias.

En cuanto, a los créditos los índices de morosidad de los mexicanos en este esquema también son altos. Las tarjetas de crédito superan los porcentajes de morosidad de los préstamos personales; las tarjetas de crédito tienen un Índice de Morosidad Ajustada (IMORA) de 16.03% y de préstamos personales de 15.22% , en el último reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Al considerarse el IMORA, que incluye la cartera vencida o el impago por más de tres meses, quitando reducción del adeudo y castigos, el nivel de incumplimiento de los clientes es de 12.87%. Lo que significa que la morosidad y las notas negativas en el historial crediticio de los mexicanos es una constante, al menos para seis de cada 10.

De acuerdo con la CNBV, al desglosar los componentes del IMORA de la cartera de consumo se registran los siguientes porcentajes de incumplimiento en financiamientos:

  • Tarjeta de crédito: 16.03%
  • Préstamos personales: 15.22%
  • Préstamo Nómina:10.16%
  • Crédito Automotriz: 5.06%
  • Adquisición de bienes inmuebles:11.17%
  • Otros créditos de consumo:10.04%

En este contexto es indispensable que los interesados tomen en cuenta:

Comparar los mejores créditos y préstamos personales

Es muy importante que los interesados comparen opciones para que elijan el más adecuado. Existen en la actualidad una importante cantidad de instituciones que ofrecen estos esquemas de financiamiento por lo que pueden variar en sus condiciones de pago, tasas de interés y comisiones, así es que, hacer una búsqueda cuidadosa es indispensable. 

Los comparadores de créditos personales como el de Rastreator.mx o el comparador de tarjetas de crédito de la Condusef, facilitan las búsquedas, muestran en cuestión de minutos una comparativa entre varias ofertas, en estos puedes contrastar el Costo Anual Total (CAT), las instituciones que no son bancos, (como sociedades financieras de objeto múltiple, etc), las comisiones extras, si el esquema financiero cuenta con seguros adicionales, tasas de interés, plazo en meses, frecuencia de pagos: mensual, quincenal o semanal, si hay alguna comisión por apertura.

No comprometer las finanzas en el futuro

Se debe tomar en cuenta no solo  la mejor opción sino, considerar si realmente se necesita o es el mejor momento para adquirir dicha responsabilidad sin comprometer las finanzas personales a futuro. Esto quiere decir que las cuotas de devolución siempre deben ser viables y de acuerdo con la situación económica de cada persona.

Leer el contrato

Es indispensable que los interesados antes de firmar un contrato lo lean de principio a fin para no tener sorpresas. Además de esta manera se pueden aclarar dudas y conocer los derechos y obligaciones de las partes que establecen el compromiso.

Mara Delgado

Mara DelgadoRastreator.mx