¿Cuáles son los tipos de crédito?

Por Gabriela Barboza › 14 de febrero de 2020 › Tiempo de lectura estimado: 6 minutos En el mercado existe una gran variedad de crédito para cada necesidad, se pueden encontrar préstamos para una casa, auto, nómina y más.

Para iniciar es importante conocer lo que significa el término crédito, y de acuerdo con la Comisión Nacional para la Defensa de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), este concepto es dinero que una institución presta a una persona con la obligación de que éste vaya pagándolo en un plazo determinado. 

Los créditos ayudan a hacerse de bienes y servicios cuando la persona no cuenta con el dinero o porque se le imposibilita hacer el pago de contado. Pero eso no significa que sea dinero adicional, un crédito es un compromiso con la institución el cual se debe solventar de acuerdo con el periodo establecido. 

Ahora bien, los créditos que se pueden encontrar en México son los siguientes:

Tarjetas de crédito

Son un medio de pago para costear diversos artículos y hasta servicios.  Su característica es que en cada institución financiera se determina la cantidad que estará brindándole al cliente, esto se le conoce como línea de crédito, y cuando se hace una compra se utiliza esa cantidad prestada, que se recupera cuando se paga la deuda en la fecha establecida por el banco.  

También el banco entrega un estado de cuenta cada mes y se indica cuál es el adeudo dependiendo los gastos efectuados. 

Las instituciones que ofrecen tarjetas de crédito suelen cobrar una comisión anual y otros importes como pago tardío. 

Se aconseja pagar más del mínimo para no generar intereses y ser totalero, es decir, liquidar toda la deuda cada mes. 

Crédito nómina 

Este préstamo suele ser ofrecido a trabajadores que tiene su nómina con un banco. La institución ofrecerá una cantidad de dinero prestada y como respaldo toma el salario que recibe el cliente.

Las cantidades que suelen ofrecer suelen ir de $2,000 pesos hasta más de $700,000 pesos. 

Este préstamo es muy fácil de solicitar, ya que los bancos no requieren documentos ni comprobantes de ingresos. De hecho, se puede adquirir desde el cajero automático o mediante la aplicación móvil de la institución.

Pero por la misma razón, muchas personas toman este préstamo sin considerar otros gastos que tienen que hacer como el pago de renta o de servicios básicos. 

Cabe señalar que no es necesario que el crédito nómina sea solicitado de manera exclusiva en la entidad bancaria donde se deposita el salario, sino que se puede adquirir en otro banco, esta acción se le conoce como portabilidad. 

Crédito personal 

Es muy parecido al anterior punto, la diferencia es que la persona se puede acercar a la institución financiera y ésta pedirá un aval o garantía para entregar el préstamo. El banco no preguntará para qué se necesita ese dinero, por lo que la cantidad puede ser utilizada para varios fines como cubrir algún imprevisto, enfermedades, comprar algún bien duradero (refrigerador, sala, lavadora, etc.) o liquidar otras deudas. 

Crédito Hipotecario 

Además de adquirir una casa pagando a plazos, también se puede solicitar un crédito hipotecario para remodelar una vivienda o construir un cuarto en la misma, lo cual hará que aumente su valor. 

Este tipo de préstamos requiere de mayor conciencia, porque los plazos pueden llegar hasta los 20 años aproximadamente. Pero por otro lado, una casa suele aumentar su valor con el tiempo, por lo que si se hacen los pagos a tiempo, al final será una gran inversión. 

Al tener un grado de responsabilidad elevada, la propiedad suele ser una garantía para los bancos. De modo que adquirir una vivienda de esta forma tiene que verse como un gasto fijo en el presupuesto mensual. 

En caso de considerar que se desembolsará una gran cantidad de dinero, puede pagarse una hipoteca con la pareja o familia, o dirigirse a Sociedades que ayudan a personas que no están dadas de alta en el IMSS o ISSSTE a adquirir un patrimonio a la persona.

A la hora de dirigirse a la financiera, y de acuerdo con Condusef, se debe solicitar una oferta vinculante para comparar las opciones hipotecarias; todas las instituciones deben entregarlo. En dicho papel se informa sobre los costos de adquirir una casa y el esquema de pagos. Cuando la entidad entregue el papel, deberá respetar hasta por 20 días los términos y condiciones.

Es de considerar que en este crédito hay otros gastos como escrituras, avalúo, seguros de Vida y Daños, comisión por apertura y pago por enganche. 

Crédito empresarial 

Para aquellas personas que desean empezar un negocio o quieran hacerlo crecer, pueden hacerse de un microcrédito que ayuda a comprar herramientas de trabajo o mercancía para la pequeña empresa. 

Al ser micro, los montos son pequeños pero la ventaja es que ofrecen accesibilidad a cualquier persona para adquirirlo aunque su tasa de interés suele ser elevada. 

Crédito automotriz 

Tanto bancos como agencias de autos y otras entidades ofrecen este tipo de préstamos para comparar un auto nuevo o usado. Los plazos se eligen a conveniencia del cliente y cuando es aceptado, el coche queda en garantía de pago, lo que significa que aunque el usuario tenga en posesión el vehículo, la factura se queda con la financiadora hasta que se termine de pagar. 

En este tipo de crédito se debe considerar el seguro de auto. Asimismo se aconseja que el plazo máximo sea de tres años porque un coche se devalúa con el tiempo y al final del crédito el usuario pagará más de lo que vale su auto.

Crédito ABCD

Se le conoce así a la Adquisición de Bienes de Consumo Duradero y se ofrecen para pagar un bien o un servicio. Este tipo de financiamiento es para compras a plazos que pueden ser semanales, quincenales o mensuales.

También llamados pagos chiquitos. Se debe estar alerta en este tipo de crédito, porque al final se podría estar pagando mucho más de lo que realmente vale el producto. Por lo mismo, es aconsejable solicitar a la institución el total que se liquidará por dicho bien junto con la tasa de interés. 

Antes de solicitar un crédito es necesario preguntarse:

¿Es realmente urgente lo que se va a adquirir o puede esperar? ¿Cuánto va a costar en total? Quizá sea necesario cuestionarse si es necesario seguir ahorrando o si primero se tienen que pagar las deudas. 

Además, al solicitar un crédito se debe hacer un presupuesto y conocer si se gasta más de lo que se gana así como la capacidad de endeudamiento.

Es de mencionar que antes de contratar un crédito, se puede revisar en los simuladores de Condusef las comisiones, requisitos, plazos y más características. De igual modo, en su sitio RECAS se consultan todos los contratos de las instituciones dadas de alta. 

Gabriela Barboza

Gabriela BarbozaRastreator.mx