¿Cómo funciona un crédito hipotecario en pareja?

Por Gabriela Barboza › 14 de octubre de 2019 › Tiempo de lectura estimado: 6 minutos Muchos matrimonios desean obtener un patrimonio para su futuro y así dejarles algún bien a sus hijos por lo que adquirir una casa se convierte en una meta compartida y gracias a los créditos hipotecarios se puede lograr distribuir los gastos para comprar dicho inmueble, ya que incluso, las instituciones financieras que otorgan estos créditos pueden aumentar el monto del préstamos cuando se solicita en pareja. 

La modalidad de este préstamo se conoce como “Crédito Hipotecario Mancomunado” y las dependencias que lo ofrecen son INFONAVIT, FOVISSSTE o una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple No regulada (SOFOMENR) además de algunos bancos que lo ofrecen.

Cabe señalar que una vez que se elija la institución, el interesado debe fijarse de que esté dada de alta en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) porque de esta manera no estará en juego el dinero del matrimonio.

Requisitos para solicitar una hipoteca en pareja 

Son muy similares a los que se requieren para solicitar un crédito individual, solo que los formatos y documentos deberán entregarlos ambos. Por lo general, las condiciones para obtenerlo es:

  • Tener ingresos fijos: posiblemente la institución requiera de comprobantes de nóminas o algún tipo de documento que avale que el interesado o interesados cuenten con la suficiente solvencia económica para otorgarles el préstamo. 
  • Aportar un enganche: éste suele ser del 20% del precio total del inmueble.
  • Contar con un historial crediticio positivo: el no tener una mala calificación crediticia brinda mayor confianza a las instituciones.

Los créditos hipotecarios mancomunados no solo se ofrecen a matrimonios, también a parejas en unión libre, que tengan hijos en común o que sean del mismo sexo. Incluso se brindan a familiares en línea directa como hermanos, padre, madre e hijo.

Cuando se lleva toda la documentación a la institución elegida, las dos partes tendrán que firmar el contrato y la persona con mayores ingresos será reconocida por la empresa como el acreditado, y la otra como coacreditado. Aunque los títulos difieren un poco, ambos tendrán las mismas responsabilidades y beneficios. Al final del crédito, los dos serán dueños en partes iguales. 

Ventajas de un crédito mancomunado

Debido a que ambas personas solicitan el préstamo, las financieras otorgan cantidades más elevadas y mejores condiciones crediticias, por lo que la pareja podrá elegir una vivienda mucho más grande acorde a sus necesidades, así como la zona donde le gustaría vivir. 

Pero no todo es felicidad, porque hay ciertas desventajas que dependen más de los interesados, por ejemplo, en caso de que se termine la relación de pareja y ocurra un divorcio, este crédito no podrá dividirse hasta que se liquide completamente la deuda. 

No obstante, se puede hacer uso del llamado “Incidente de liquidación de sociedad conyugal”, que de acuerdo con Condusef, es cuando la propiedad sale a remate y el monto obtenido por la venta de la propiedad corresponderá al 50% para cada parte. En caso de no hacer uso de esta figura, solo restará que la pareja pague el préstamo hasta que termine el crédito.

Además, en esta modalidad de crédito podría haber penalización por pagos adelantados, por esta razón, la Comisión aconseja revisar las penalizaciones de cada institución, ya que podría haber algunas empresas que no infraccionen por esta situación. 

Smart Lending, la primera hipoteca 100% digital en México, no penaliza por pagos adelantados, ya sea para reducir el plazo o la mensualidad. Además, permite coacreditar con quien tú quieras: familiares directos o indirectos, pareja —del mismo o diferente sexo— y amigos, sin límite de personas.

Consideraciones al solicitar un crédito mancomunado 

Además de pagar la mensualidad del crédito también hay otros gastos como el pago de avalúos, comisiones, escrituras del inmueble y algunos seguros. También es importante considerar lo siguiente que recomienda Condusef:

  • Evitar cambiar de trabajo mientras se está realizando el trámite. 
  • La vivienda debe estar en orden, es decir, no debe estar intestada ni con problemas jurídicos.
  • El inmueble debe tener una vida útil mínima de 30 años. 
  • El valor no tiene que rebasar el monto estipulado para cada producto de crédito. 
  • No se deben dar anticipos ni firmar algún contrato hasta que se haya autorizado el crédito y se conozca la cantidad del préstamo.
  • Tampoco se deben aceptar avalúos de casas que no se han terminado de construir. 

Las ventajas y desventajas dependen de la institución en donde se solicite el crédito, pero lo más aconsejable es revisar el comportamiento de todas estas compañías en el Buró de Entidades Financieras de Condusef, en el sitio se encuentran las calificaciones de reclamaciones, controversias y más detalles de servicio que ofrecen estas financieras. 

Seguros que se requieren para solicitar un crédito 

Cuando se firma el contrato se especifican los seguros que deben cubrir a los interesados mientras dure el crédito, y estas son:

  • Seguro de Vida: si en la póliza figura el esquema de cobertura mancomunada conyugal y uno de los dos fallece, o queda incapacitado, el seguro liquidará el saldo insoluto o pendiente de la deuda. 
  • Seguro de desempleo: si una de las partes queda sin empleo, la compañía de seguros hará los pagos mensuales de crédito hasta por seis meses. Cabe señalar que para que opere la póliza, la persona debió haber perdido su trabajo de manera involuntaria, es decir, sin haber renunciado.
  • Seguro de casa: la póliza debe contener una cobertura que ampare en caso de daño por desastres naturales o eventos inesperados como incendio, terremoto o inundaciones. La empresa estaría respaldando en reparación.

Es importante mencionar que estos seguros se pueden contratar en otras entidades financieras que pueden ser ajenas a la que brinda la institución de crédito, por lo que está prohibido que el banco o la compañía obligue a los interesados a contratar sus seguros. 

Por lo tanto, además de buscar la mejor compañía de créditos hipotecarios también se deberá comparar las aseguradoras que cuentan con estas pólizas. Condusef cuenta con una calculadora de crédito y de seguros de Vida, Desempleo y Hogar. 

También son varias las empresas privadas que ofrecen cotizadores y que ayudan a ahorrar tiempo y dinero en la contratación de estos servicios, además, son una opción para encontrar el préstamo y seguro que se ajuste a las necesidades de la pareja.

Gabriela Barboza

Gabriela BarbozaRastreator.mx